Iberdrola Australia y el desarrollador de hidrógeno Abel Energy construirán una planta de producción de hidrógeno verde y metanol verde en Bell Bay, en el norte de Tasmania (Australia), que contará con una inversión de 1.100 millones de euros, según ha anunciado la energética española este lunes.

El proyecto, denominado ‘Bell Bay Powerfuels’ y respaldado por el Gobierno australiano, producirá 200.000 toneladas de metanol verde al año en su primera fase de desarrollo y, en su segunda fase, podría ascender a las 300.000 toneladas, lo que la convierte en una de las plantas más grandes del mundo.

Desde 2021, las principales compañías navieras del mundo están apostando por grandes barcos diseñados para funcionar con metanol verde de combustión ultra limpia. El metanol verde producido por Iberdrola servirá para suministrar al mercado marítimo, además de para otras aplicaciones.

La construcción de la futura planta, que combina inversiones en generación renovable con inversión en capacidad de hidrógeno verde, supondrá la creación de 500 empleos y creará valor a largo plazo en la comunidad de Tasmania, puesto que 200 de ellos será de contratación local.

El presidente y consejero delegado de Iberdrola Australia, Ross Rolfe, ha afirmado que dicha inversión evidencia el «compromiso» de la compañía por ayudar a las empresas australianas a reducir sus emisiones de carbono en sectores en los que resulta más difícil de llevar a cabo. «Estamos muy contentos por poder combinar la experiencia global de Iberdrola en tecnologías de hidrógeno verde con el conocimiento local y el impulso comercial de Abel Energy», ha añadido.

Por su parte, el cofundador y director ejecutivo de Abel Energy, Michael van Baarle, ha expresado su deseo de «impulsar» el hidrógeno verde a escala comercial en Australia. «Estamos encantados de contar con el apoyo de Iberdrola como socio financiero y como experto en construcción y operación de energías renovables a gran escala», ha apuntado.