Los ministros de Pesca de la Unión Europea (UE) han alcanzado este martes un acuerdo para los Totales Admisibles de Capturas (TAC) y cuotas para 2023 que duplica la cuota de merluza sur para España con respecto a 2022, un aumento que el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha calificado de «histórico».

El ministro ha celebrado el acuerdo que han alcanzado este martes los ministros tras una negociación «larga, compleja y difícil» de la que España sale satisfecha y con un acuerdo «histórico» para la merluza sur, que duplica su cuota de 2022 con una cuantía global de 9.953 toneladas para 2023, «la mejor cifra de los últimos 8 años y la segunda mejor del siglo».

De esta cifra, que supone un gran incremento respecto al aumento del 10% que planteaba la propuesta inicial de la Comisión Europea, se beneficiarán 1.200 barcos de las comunidades autónomas de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco.

El acuerdo ha llegado tras más de 22 horas consecutivas de negociaciones en la segunda jornada de la reunión, precedida por un encuentro inicial el domingo, día en que el ministro ya auguró un «maratón pesquero».

También la cuota de caballa han registrado un aumento de 20% que prevé para España 29.439 toneladas de esta especie pescada por unos 900 barcos en el Cantábrico y que supone dejar atrás un episodio de multa de 5.500 toneladas de multa hasta el año pasado, por lo que Planas ha dado esta situación por «recuperada».

En relación al abadejo, el lenguado y las unidades funcionales de cigala, el ministro ha señalado que España ha cumplido también sus objetivos al lograr el mantenimiento de las cuotas pesqueras asignadas frente a las reducciones que planteaba la Comisión, de un 11% en el caso del lenguado, del 10% para el abadejo y del 36% para la cigala.

Otro tema que Planas ha calificado de «complejo», debido al número de Estados debido al número de Estados miembro implicados ha sido la pesca de la anguila, para la que se ha llegado a un acuerdo de veda de seis meses de forma continuada o en bien en dos periodos de 3 meses consecutivos, como pedía España.