La Unión Europea (UE) y Corea del Sur han añadido 85 nuevas indicaciones geográficas en el marco del Acuerdo de Libre Comercio entre ambos socios internacionales, entre las que se incluyen ocho españolas.

En concreto, el listado incluye seis indicaciones protegidas de aceite de oliva (Terra Alta, Monterrubio, Estepa, Les Garrigues, Sierra de Cazorla y Siruana), el vino Utiel-Requena y el brandy del Penedés.

En la décima reunión del comité de comercio del acuerdo, celebrada en Bruselas, el vicepresidente económico y responsable de Comercio, Valdis Dombrovskis, y el ministro de Comercio de Corea del Sur, Ahn Dukgeun, firmaron la decisión de proteger 44 indicaciones geográficas de la UE en Corea del Sur y otras 41 indicaciones geográficas surcoreanas en la UE.

Las nuevas listas de indicaciones geográficas protegidas incluyen, entre otras, por parte de la UE, el mazapán alemán ‘Lübecker Marzipan’, el vino espumoso italiano ‘Prosecco’, el queso holandés ‘Gouda Holland’ o el licor irlandés ‘Irish Cream’.

Mientras, los productos surcoreanos incluyen ‘Jindo Geomjeong Ssal’ (arroz negro Jindo), ‘Muju Sagwa’ (manzana Muju), ‘Chungju Bam’ (castaña), ‘Yeosu Gul’ (ostra Yeosu) y vino Muju Meoru.

Con la nueva decisión, todos estos productos quedarán protegidos tanto en la UE como en Corea, respectivamente, contra las imitaciones y la usurpación.

En su reunión, Dombrovskis y Ahn suscribieron también una serie de Principios de Comercio Digital, que reflejan las normas internacionales que ambos socios consideran que deben aplicarse en la economía digital.

RELACIÓN COMERCIAL

El acuerdo comercial entre la UE y Corea del Sur se aplica provisionalmente desde julio de 2011 y entró formalmente en vigor en diciembre de 2015, tras su ratificación por los países de la UE.

Corea del Sur es el noveno destino de las exportaciones de bienes de la UE, mientras que la UE es el tercer mercado de exportación de Corea. La UE exporta principalmente carne de cerdo, bebidas alcohólicas y vinos, productos lácteos, almidones, chocolate y productos de confitería y otros productos agrícolas transformados. A su vez, los países de la UE importan productos de trigo, verduras, frutas, sopas, salsas, café y té.