La Comisión Nacional de los Mercados y Competencia ha decidido congelar las tarifas aeroportuarias de Aena para el ejercicio de 2023, aplicables a partir del mes de marzo, tras la aprobación de la Resolución de supervisión sobre este tipo de importes, según ha comunicado el organismo.

Ante la falta de acuerdo entre Aena y las compañías aéreas y con el objetivo de «preservar la estabilidad tarifaria en futuros ejercicios», la CNMC ha resuelto imputar a las tarifas de 2023 la parte de los costes sanitarios y operativos que asumió Aena y que tiene derecho a recuperar a través del marco tarifario, lo que permite que la variación tarifaria efectiva en 2023 sea de un 0% (45,6 millones de euros).

Esta decisión contrasta con el alza tarifario del 0,69% para 2023 que aprobó Aena en el pasado 26 de julio en su reunión del consejo de administración. En concreto, el ingreso máximo anual ajustado por pasajero (Imaaj) para 2023 era de 10,01 euros por pasajero, seis céntimos más que el de 2022.

CORRECCIÓN DE LA PREVISIÓN DE TRÁFICO

En su resolución, la CNMC ha corregido la previsión del tráfico aéreo para el ejercicio 2023, ya que considera que la propuesta de Aena era «demasiado conservadora», teniendo en cuenta la información actual disponible sobre la evolución del tráfico.

En concreto, Aena estima que el tráfico no alcance los niveles anteriores a la pandemia hasta 2026, mientras que la CNMC lo sitúa en 2024. No obstante, el organismo ha tenido en cuenta el cálculo de Aena para hacer su propuesta, debido a la incertidumbre y para facilitar que la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) pueda realizar una estimación más actualizada en el momento en que se apruebe el documento.

Así, se ha determinado que el IMAAJ sea de 9,77 euros por pasajero, tras haber supervisado que los valores de todos los parámetros de su fórmula de cálculo se adecuaran a la normativa vigente.

La variación tarifaria aprobada del 0% se distribuye linealmente entre los distintos servicios aeroportuarios: aterrizaje, servicios de tránsito aeródromo, metereología, seguridad, estacionamiento, pasajeros, pasajeros de movilidad reducida, pasarelas, ‘handling’, catering y combustibles.

La CNMC ha evaluado también el proceso de consultas de las tarifas aeroportuarias entre Aena y las aerolíneas, y ha concluido que ha sido «correcto». No obstante, ha introducido medidas de mejora, sobre todo en la información que deben intercambiar las partes.