Flax & Kale ha cerrado una ronda de inversión de 21,7 millones de euros con el objetivo de impulsar su expansión internacional y su plan de crecimiento, según un comunicado de la empresa este martes.

La ronda ha sido liderada por Javier Rubió y Dídac Lee –a través de Barlon Capital–, Lino & Col –un vehículo de inversión creado ‘ad-hoc’–, SPV e Inderhabs –el vehículo de inversión de la familia Botet–.

El objetivo de la operación es ganar músculo productivo para replicar en Europa su modelo de negocio desarrollado hasta el momento en el mercado español.

Los primeros países a los que quiere aterrizar la empresa son Reino Unido, Países Bajos y Francia, y está previsto hacerlo en dos fases: la primera con la venta de kombucha en gran distribución, y la segunda con la apertura de restaurantes ‘flagship’ propios en capitales como Londres, Ámsterdam o París.

Para impulsar esta estrategia de expansión internacional, Flax & Kale invertirá 14 millones de euros en dos años en las plantas ubicadas en Bell-Lloc d’Urgell (Lleida) y Fraga (Huesca). La primera se convertirá en uno de los mayores centros de producción de kombucha en el Sur de Europa, mientras que en la planta aragonesa la compañía desarrollará la producción de otras categorías como la proteína vegetal y los platos preparados flexitarianos.

«Aunque el entorno global económico continúa siendo muy complejo, las categorías de negocio en las que operamos muestran crecimientos muy sólidos en la mayor parte de países avanzados el interés por la alimentación saludable y los productos de origen vegetal sigue creciendo y ofrece muchas oportunidades con una visión de medio y largo plazo. En este sentido, la actual ronda de financiación nos facilitará acelerar inversiones estratégicas que nos permitirán entrar en mercados incluso mayores que nuestro mercado local», ha avanzado el consejero delegado de Flax & Kale y segunda generación de la compañía, Jordi Barri.