Viscofan ha completado «con éxito» las pruebas para utilizar hidrógeno verde como combustible en uno de los motores de cogeneración ubicados en la planta productiva de Cáseda que sirve para dotar de agua caliente, vapor y electricidad a este centro productivo.

Según han informado desde la compañía en nota de prensa, este proyecto supone un «hito pionero mundial» en la utilización de hidrógeno verde como fuente de energía en un proceso industrial.

En los últimos años, Viscofan ha renovado sus motores de cogeneración, y en colaboración con Bergen Engines (www.bergenengines.com) se ha dotado «de los más eficientes motores, con capacidad para el uso mixto de gas natural y de hidrógeno en porcentajes variables». El objetivo de esta prueba era «comprobar la eficiencia y confiabilidad de los motores en el uso en continuo con las mismas exigencias de alimentación de energía de la planta de producción en Cáseda».

Desde el pasado lunes, 21 de noviembre, se ha llevado a cabo mezcla de combustibles hasta llegar a un valor mixto de 15% de hidrógeno y 85% de gas natural en un motor de la firma Bergen tipo B36:45L6AG. En estos días se han verificado los diferentes parámetros de funcionamiento del motor para realizar un estudio de la mejora en las emisiones, el rendimiento y el comportamiento del motor con la citada mezcla de combustible.

Los motores de cogeneración de Viscofan en Cáseda son los primeros motores de Bergen Engines en el mundo que realizan estas pruebas de hidrógeno verde en un proceso productivo. Para llevar a cabo estas pruebas, los responsables y el equipo de cogeneración de Viscofan han contado también con la colaboración de técnicos de Bergen Engines de la delegación en España, así como personal desplazado de la matriz en Noruega.

En cuanto al suministro de hidrógeno verde, nuevamente se ha contado con el apoyo de Nippon gases (www.nippongases.com) encargada de la instalación temporal, transporte y suministro del hidrógeno y con Electroquímicas de Hernani (www.ehersa.com) que se ha encargado de la producción del hidrógeno con origen renovable.

Se ha realizado una instalación temporal de dos semirremolques de hidrógeno con una capacidad aproximada cada uno de 4.000 Nm3 de hidrógeno comprimido a 200 bar, de forma progresiva se utilizaron caudales crecientes de hidrógeno de 400 Nm3/h.

La utilización de hidrógeno como combustible «permite reducir la huella de carbono de los procesos de combustión», ya que cada metro cúbico de gas natural sustituido deja de emitir a la atmósfera 2,15 kg de CO2, por lo que «la contribución a la reducción de la huella de carbono es inmediata». De hecho, la realización de esta prueba «ha supuesto un ahorro de 63 Tn de CO2, equivalente a más de 7.660 Tn de CO2 anuales».

Para José Antonio Canales, CEO del Grupo Viscofan, estas pruebas, «además de ser un hito histórico en nuestro proyecto de descarbonización, suponen también la constatación de que Viscofan ya está preparada para liderar la transición energética». «Nuestra voluntad y compromiso para el consumo del hidrógeno verde tiene que venir acompañada de retos aún no resueltos como es la producción de hidrógeno verde a un coste competitivo y el transporte en continuo hasta nuestras instalaciones», ha indicado.

Jon Erik Rov, CEO del Grupo Bergen Engines, ha añadido que «estamos muy satisfechos con el resultado de las pruebas y de la excelente colaboración con Viscofan». «Esta prueba confirma la apuesta decidida de Bergen Engines para continuar desarrollando la tecnología necesaria para garantizar la mejor eficiencia y la utilización de hidrógeno en nuestros motores», ha subrayado.

PLAN DE ACTUACIÓN EN SOSTENIBILIDAD DEL GRUPO VISCOFAN

Este «hito, pionero en un proceso industrial», forma parte del proyecto de descarbonización y lucha contra el cambio climático contemplado en el Plan de Actuación en Sostenibilidad del Grupo Viscofan, que cuenta con el compromiso de reducir un 30% los kilogramos de CO2 por kilómetro producido en 2030 con respecto a las emisiones realizadas al comienzo del Plan en 2018.

Desde que se puso en marcha dicho plan, Viscofan ha invertido en Cáseda 4,2 millones de euros en la adquisición de nuevos motores de cogeneración y calderas con disponibilidad para uso de hidrógeno verde como combustible. Adicionalmente, está previsto que durante el primer trimestre del año 2023, se realicen la adecuación de otras dos calderas de producción de vapor para el consumo de hidrógeno.

Los resultados de esta prueba «confirman que Viscofan está ya preparada para el consumo de hidrógeno verde en sus instalaciones». Adicionalmente, Viscofan colabora con distintas instituciones «para impulsar la transición energética en nuestro sector, donde está pendiente de definir el marco regulatorio, y el aseguramiento de la producción y el transporte para el uso en continuo de hidrógeno verde en España».