La Unión Europea ha llamado este viernes evitar una «carrera de subsidios» con Estados Unidos por la ley con la que quiere reducir la inflación, que para el bloque europeo contiene elementos discriminatorios, y ha pedido que las diferencias comerciales no dañen la relación «estratégica» con Washington en un momento de gran convergencia por la guerra en Ucrania.

«Este tipo de carreras de subsidios suele ser cara e ineficiente, es algo que debemos evitar», ha afirmado el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, quien ha declarado que Europa tiene que buscar formas de ser más atractivo para las inversiones y la producción industrial.

Dombrovskis ha reconocido que la ley estadounidense «genera preocupación» y hay que abordarla conjuntamente con Washington, a través del grupo de trabajo específico, para «llegar a soluciones. Pero en todo caso ha insistido en que hay que separar cuestione y que los roces en este aspecto con Estados Unidos «no dañen la asociación estratégica» en un momento en el que Bruselas y Washington van de la mano en su respuesta a la guerra en Ucrania.

La iniciativa estadounidense para poner freno a la inflación incluye 430.000 millones de dólares en subvenciones, en su mayoría ayudas para sectores clase como el del automóvil, que la UE considera discriminatorias.

«El grupo de trabajo lo discute, no son conversaciones fáciles pero deben tener resultados concretos. Esperamos justicia y que las empresas europeas sean tratadas en Estados Unidos como las empresas estadounidenses son tratadas en la UE», ha afirmado el ex primer ministro letón.