Las 125 empresas de tamaño intermedio que forman parte de la Fundación CRE100DO son «altamente innovadoras», invirtiendo de media un 5% sobre sus ventas en I+D+i, según datos compartidos por la fundación cuyo cometido es promover la excelencia empresarial agrupando y apoyando a empresas de dicho tamaño.

Esta inversión, según han apuntado desde la fundación, permite a las empresas ser más dinámicas y obtener crecimientos «muy superiores» a la media nacional, triplicando incluso los porcentajes de crecimiento medios del tejido empresarial español.

En España hay alrededor de 1.800 compañías que pertenecen al segmento de empresas de tamaño intermedio (ETI), las cuales, lejos de ser filiales de multinacionales extranjeras, cuentan con su centro de decisión en España y facturan entre 50 y 500 millones de euros. A ello se suma el hecho de que este segmento de empresas representa una facturación agregada de 221.000 millones de euros, el equivalente al 18% del PIB. «En consecuencia, las ETIs se constituyen como una parte esencial de la economía y son un motor de generación de riqueza y empleo», han resaltado desde la fundación.

Entre las 125 empresas de este tamaño que forman parte de CRE100DO, suman un total de 17.000 millones de euros en facturación. La fundación pone el foco en estas empresas que, a su juicio, tienen gran potencial, con el objetivo de impulsar su crecimiento de forma que ejerzan de efecto tractor para las que tienen un menor tamaño.

POTENCIA EXPORTADORA

Otro punto destacado reside en su potencia exportadora, alcanzando en 2020 un valor de las exportaciones superior a los 7.653 millones de euros, el equivalente al 1,8% del total de exportaciones de España. En este sentido, las altas capacidades industriales de las empresas CRE100DO les permiten estar mucho más internacionalizadas. El 98% de este grupo de compañías tienen presencia internacional, frente al 79% de las grandes empresas o al 59% de las medianas que cuentan con actividad fuera de las fronteras nacionales.

No obstante, a pesar de esta fuerte internacionalización, generan una gran riqueza local al tener la mayoría de sus centros de decisiones y de producción en España. En esta línea, el 40% de estas empresas se encuentran en poblaciones de menos de 20.000 habitantes, contribuyendo al desarrollo económico y al empleo local.

Aún con todos estos atributos, estas empresas son las grandes desconocidas en España, pero con el reconocimiento del segmento y los apoyos necesarios pueden convertirse en las protagonistas del desarrollo económico de nuestro país, permitiendo mejorar la productividad, crear empleo de calidad, inversiones con mayor retorno, y un efecto arrastre sobre otras empresas más pequeñas.