La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha criticado que el programa de jubilaciones parciales alcanzado por Aena y Enaire con la Coordinadora Sindical Estatal (CSE) no sólo resulta «insuficiente» sino que, además, «tiene trampa para los trabajadores que pueden acceder a él».

En un comunicado, CSIF ha señalado que, del total de la plantilla con posibilidad de acogerse al derecho de jubilación parcial, un gran número de trabajadores no podrá acceder al mismo al no cumplir con las limitaciones impuestas en el acuerdo debido a la escasez de plazas pactadas para este año: 75 en Aena y 25 en Enaire.

«De quienes han sorteado este filtro, sólo la mitad conseguirán una de estas plazas. El resto deberá esperar a un posible cupo para 2023», ha añadido la entidad. Además, entre los que ahora mismo tienen plaza un gran número se quedará fuera debido a la falta de previsión de los negociadores de llevar a cabo los mecanismos necesarios para contratar al personal relevista, según ha asegurado el comunicado.

Por otro lado, CSIF ha recordado que, en cuanto a la modalidad de jubilación parcial, La Ley General de la Seguridad Social permite una reducción de jornada del 75% a condición de contratar relevistas a jornada completa mediante contrato indefinido. Sin embargo, Aena ha optado por una reducción del 50%.

También ha lamentado que los trabajadores que han quedado fuera de este cupo de 2022 no tienen asegurada la futura jubilación parcial el próximo año, ya que está condicionada a que «no existan modificaciones normativas sobre esta materia y siempre que haya un nivel de actividad, como mínimo, similar al actual».

Contrariamente al acuerdo suscrito en Aena, la entidad ha afirmado que otras empresas públicas sí han conseguido la jubilación parcial con el 75% de reducción de jornada y un cupo de plazas porcentualmente superior.