El Banco Popular de China ha anunciado una segunda rebaja de 25 puntos básicos en el ratio de reservas de depósitos aplicable a los bancos del país que entrará en vigor a partir del próximo 5 de diciembre y liberará alrededor de 500.000 millones de yuanes (67.131 millones de euros).

La institución ha indicado que ha tomado esta decisión, que sigue a la rebaja de otros 25 puntos básicos adoptada el pasado mes de abril, con el fin de mantener una liquidez razonable y suficiente, promover una disminución constante de los costes de financiación y consolidar la estabilización económica y el crecimiento.

«El recorte libera un total de alrededor de 500.000 millones de yuanes de fondos a largo plazo», ha estimado el banco central chino, añadiendo que la medida reduce el coste de capital de las instituciones financieras en alrededor de 5.600 millones de yuanes por año (752 millones de euros), lo que puede ayudar a reducir el coste de financiación de la economía real.

El producto interior bruto (PIB) de China registró una contracción del 2,6% en el segundo trimestre del año respecto de los tres meses anteriores, cuando había crecido un 1,4%, como consecuencia del impacto de las restricciones para contener la propagación de la Covid-19 y de la crisis del sector inmobiliario, además de los problemas de la economía internacional.

Se trata del segundo peor dato de crecimiento de la segunda mayor economía mundial, solo por detrás de la contracción del 9,8% del primer trimestre de 2020.

En términos interanuales, el crecimiento de China se desaceleró al 0,4% en el segundo trimestre, frente a la expansión del 4,8% de los tres primeros meses de 2022.