La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, considera que la propuesta de la Comisión Europea para fijar un tope de 275 euros en el megavatio hora (MWh) al precio de las compras de gas, es un «primer paso» que no está a la altura de lo que se necesita en este momento para poder garantizar una estabilidad y una bajada de los precios energéticos en Europa, que apoye de una manera más estructural a las familias y la competitividad de las empresas.

«De todas formas, sigue celebrándose el consejo de ministros de Energía y es un debate que se está produciendo en este mismo momento en Bruselas», ha recalcado la vicepresidenta primera en una rueda de prensa en el Ministerio de Asuntos Económicos junto a la comisaria europea de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de los Mercados de Capitales, Mairead McGuinness, al término de su reunión bilateral.

Calviño ha recordado que España ya desde hace un año ha estado impulsando el que Europa actuase en este ámbito con unidad y determinación para no ceder ante el chantaje energético de Putin.

«Hemos venido siendo un socio constructivo apoyando las propuestas que se han ido elaborando a nivel europeo y si acaso pidiendo una acción más rápida y más ambiciosa», ha subrayado la vicepresidenta primera.

De su lado, McGuinness ha destacado que la Comisión Europea ha puesto en marcha una serie de medidas en materia de energía, que han dejado a la UE en una posición «muy fuerte» de cara al invierno. «Tenemos nuestros almacenes de gas llenos, somos más eficientes en el uso de la energía y vamos a invertir más en energías renovables», ha enfatizado.

Sobre la cuestión de la limitación del precio del gas, la comisaria europea ha afirmado que se debe respetar el debate entre los ministros de Energía y ha recalcado que esperará a escuchar el resultado para ver cómo funcionará la medida.

«Sabemos que la energía se ha convertido en un arma. Así que tenemos que movernos rápidamente para proteger a todos nuestros sectores y a sus ciudadanos y lo estamos haciendo colectivamente. Creo que el debate de hoy será realmente importante para ver cómo avanzamos», ha recalcado.

REVISIONES DE PREVISIONES Y AVAL AL PLAN PRESUPUESTARIO

En un momento marcado por la incertidumbre, Calviño ha señalado que «todos los días» se anuncian revisiones al alza y a la baja de las previsiones de crecimiento. Esta misma semana, el FMI y OCDE han revisado al alza sus estimaciones para la economía española en 2022, hasta el 4,6% y el 4,7%, respectivamente, en «contexto de ralentización pero desde un nivel de crecimiento muy fuerte durante tres trimestres por encima del 6,5%».

«Las previsiones van variando a la luz de los indicadores que vamos conociendo con carácter diario, porque estamos en un momento de alta incertidumbre en el que es esperable que haya revisiones incluso más intensas respecto a previsiones que se hacen en situaciones normales», ha explicado la vicepresidenta primera.

De su lado, la vicepresidenta primera ha calificado como «muy buena noticia» que esta semana el FMI y la Comisión Europea hayan validado el plan presupuestario enviado por el Gobierno.

«Consideran que nuestras previsiones fiscales, tanto de déficit como de deuda, están alineadas con sus recomendaciones, es decir dentro del marco que el FMI y la CE consideran recomendable y adecuado en la actual coyuntura económica», ha subrayado Calviño.