TAP Air Portugal ha decidido cancelar 360 vuelos programados para el 8 y 9 de diciembre por la huelga de tripulantes de cabina convocada por SNPVAC para esos días, aunque la aerolínea portuguesa ha asegurado que está negociando con el sindicato y espera que se pueda llegar a un acuerdo para evitar la convocatoria.

Así lo ha manifestado en redes sociales, en las que ha informado de que permitirá a los clientes que quieran cambiar las fechas de sus vuelos durante este periodo puedan hacerlo sin ninguna penalización entre el 28 de noviembre y el 19 de diciembre.

En una conferencia de prensa en Lisboa (Portugal), la directora ejecutiva, Christine Ourmieres-Widener, ha afirmado que los vuelos cancelados generarían pérdidas por alrededor de 8 millones de euros y afectaría a cerca de 50.000 pasajeros en dos días, según han recogido medios locales.

«El proceso de cancelación de vuelos e información a los pasajeros ya ha comenzado y si su vuelo tiene que ser cancelado, recibirá un correo electrónico específico con las alternativas», ha añadido la compañía aérea en cuenta de Twitter.

TAP y el sindicato están negociando un nuevo convenio, incluido en el marco del plan de reestructuración acordado con Bruselas a cambio de autorizar ayudas públicas que rondan casi los 3.000 millones de euros.

La aerolínea propone recortes de salarios y flexibilidad horaria, entre otras medidas, mientras que los miembros de la tripulación quieren que el acuerdo de empresa actual sea el punto de partida y la base para cualquier negociación futura.

Actualmente, TAP es propiedad del Gobierno portugués y pretende vender la compañía, siendo Lufthansa y Air France-KLM los dos principales candidatos para adquirir una participación en la aerolínea.