Las intenciones de contratación de trabajadores para las empresas del sector logístico de cara al último trimestre de 2022, marcado por el ‘Black Friday’ y la campaña navideña, se ha moderado al 4%, el dato más bajo de los últimos dos años.

La falta de perfiles profesionales, unido a la incertidumbre derivada de las variaciones de los precios en los carburantes, la inflación y las tensiones geopolíticas, explican esta moderación, según los datos de Manpower.

Las previsiones apuntan a que en 2023 no habrá prácticamente crecimiento en el sector hasta finales de año, a pesar de que el comercio electrónico presentará un leve aumento, en torno al 4% o 5%.

En su guía ‘Radiografía y Tendencias del Sector Logístico’, Manpower recoge los perfiles con una mayor demanda entre los que se sitúan el de jefe de tráfico, que es el responsable de planificar y coordinar todas las actividades en el desarrollo del transporte, de velar por el estado de la flota; o el director de supply chain, encargado del desarrollo e implementación de las estrategias que afectan directamente a las etapas de producción, almacenaje y distribución de mercancías en la cadena de suministro.

También se requieren expertos en ‘business inteligence’, que se ocupa de la recopilación y análisis de datos para apoyar la toma de decisiones; conductores, tanto de camión como repartidores para dar respuesta a la alta demanda de servicios de última milla; y carretilleros y personal de almacén.

En cualquier caso, de cara al futuro, la directora general de Manpower, María José Martín, apunta que «la salud del sector es buena y encara un 2024 y 2025 con crecimientos en logística y transporte que se situarán en torno al 3%».