Google Cloud ha firmado su primer acuerdo de compraventa de energía a largo plazo con la firma Ib Vogt para adquirir 149 megavatios de energía solar producidos en una planta en construcción en Toro (Zamora) para alimentar su recientemente estrenada región en la nube en España.

La empresa espera que el parque funcione a pleno rendimiento en 2025, lo que permitirá que el 90% del consumo de la región de Google Cloud en Madrid, la primera abierta por los hiperescalares en España, y sus oficinas proceda energías renovables, según un comunicado.

Google se ha comprometido a que en 2030 todos sus centros de datos, regiones en la nube y campus del mundo funcionen íntegramente con energía renovable.

Con esta operación, la tecnológica ha subrayado que reducirá la huella ecológica de la actividad de las empresas que utilizan la región.