Asempleo advierte en su último informe del crecimiento del paro juvenil en España, que se disparó, a finales del tercer trimestre, hasta los 540.000 desempleados, sumando 72.000 nuevos parados menores de 25 años en sólo tres meses.

De este modo, el peso de este colectivo sobre el total de parados ha escalado hasta el 18,1%, lo que supone que uno de cada cinco parados en España es un joven menor de 25 años.

Por sexos, hay más varones jóvenes en paro que mujeres. Los hombres menores de 25 años representan un 20,6% del paro masculino, porcentaje que no se alcanzaba desde 2009, mientras que las mujeres menores de 25 años representan el 16,1% de total de paradas, volviendo a registros de 2013.

Pese a que el peso de este colectivo es inferior al registrado a comienzos de la crisis financiera de 2008, Asempleo resalta que el número de desempleados es mayor.

Así, mientras que los hombres menores de 25 años alcanzaban los 217.000 parados en el tercer trimestre de 2007, esta cifra cerró el tercer trimestre de este año en 276.000. Por su parte, las mujeres menores de 25 años eran 244.000 en 2007 y ahora, en el mismo periodo de 2022, suman 264.000.

«Los vientos de cola que empujaban la recuperación del empleo han cesado y eso se hace más evidente en las dinámicas de ciertos colectivos como puedan ser parados de larga duración, mayores de 45 años o desempleo juvenil», avisa Asempleo.

Al finalizar el tercer trimestre del año, España volvió a registrar una tasa de paro juvenil superior al 30%, frenando el descenso que venía experimentando desde el tercer trimestre de 2020. De este modo, la tasa de paro juvenil actual (33,4%) supera en 13 puntos la existente al inicio de la crisis financiera de 2008.

«Esto evidencia la falta de oportunidades laborales y de pasarelas al empleo para los jóvenes españoles, una escasa o poco eficiente política de empleo y un poco aprovechamiento del nuevo talento que termina buscando fuera lo que no encuentra dentro de nuestras fronteras», explica Asempleo, que añade que esto se evidencia en la elevada formación de los jóvenes españoles, con apenas un 6,3% de estudios primarios o inferiores.

Para la patronal de agencias privadas de empleo, se constata así «el gran escalón» entre lo que demanda el mercado laboral y la formación recbida por los jóvenes.

Asempleo ha recordado además que España encabeza el paro juvenil en Europa. Mientras que la tasa media europea de desempleo juvenil se sitúa en el 16,5%, España duplica esta cifra, siendo el único país con una tasa superior al 30%.

«El desempleo en este país sigue en plena metástasis social y va camino de convertirse, si no lo es ya, en un serio problema en el corto y medio plazo», subraya la patronal de agencias privadas de empleo en su informe.