La norma europea que prohíbe la venta de productos de tabaco calentado aromatizado entra en vigor este miércoles, 23 de noviembre, si bien los gobiernos tienen hasta octubre del próximo año para aplicar las nuevas reglas en su legislación nacional con el fin de dar margen a que se agoten las existencias ya colocadas en le mercado comunitario.

«Gracias a la prohibición, nuestros ciudadanos, y en particular los jóvenes, estarán mejor protegidos de los efectos nocivos de estos productos. Esto nos acerca un paso más a una ‘generación libre de tabaco», ha declarado la comisaria de Salud, Stella Kyriakides, en un comunicado para reaccionar a la entrada en vigor de la norma.

La comisaria ha destacado que la revisión de las normas comunes «responde al aumento significativo de las ventas de estos productos del tabaco en toda la UE» y, en su opinión, contribuirá a alcanzar el objetivo del plan europeo de lucha contra el cáncer de crear una «generación sin tabaco», en la que menos del 5% de la población consuma tabaco en el horizonte de 2040.

«El tabaco causa el 90% de los cánceres de pulmón. Es fundamental tomar una posición firme para reducir el consumo de tabaco, especialmente porque estamos presenciando una introducción continua de nuevos productos en el mercado», ha remachado.

A partir de esta fecha, los Estados miembro disponen ahora de ocho meses para transponer la directiva a su legislación nacional. Las nuevas normas serán plenamente aplicables a partir del 23 de octubre de 2023, tras el final de un período de transición de tres meses para agotar las existencias actuales.