El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, y su homólogo de Rumanía, Petre Daea, han abordado este miércoles distintas cuestiones sobre seguridad alimentaria y sostenibilidad de las producciones agrarias en la reunión sectorial enmarcada en la primera cumbre que celebran los Gobiernos de ambos países.

En el encuentro, que se ha celebrado en Castellón de la Plana, se han tratado los problemas de acceso al mercado de los fertilizantes, el uso sostenible de los productos fitosanitarios y el desarrollo de nuevas técnicas de mejora genética.

Rumanía fue uno de los 15 Estados miembros de la UE que apoyaron el documento que España presentó en el Consejo de Ministros de la UE celebrado el pasado lunes, en el que planteaba una serie de medidas a corto, medio y largo plazo para asegurar la disponibilidad de fertilizantes a precios asequibles a los agricultores de cara a mantener rendimientos óptimos de los cultivos y preservar la seguridad alimentaria.

Los ministros han intercambiado opiniones sobre dos asuntos que están en este momento en la agenda de la Comisión Europea, como la revisión del reglamento de uso sostenible de los productos fitosanitarios, que se encuentra en pleno proceso de tramitación.

El segundo de estos temas, la revisión del marco regulatorio de los productos obtenidos por nuevas técnicas de mejora genética, será uno de los que ocupe la presidencia de turno de España en el segundo semestre de 2023, en el que tratará se conseguir cerrar un acuerdo.

Ambos ministros han firmado un memorándum de entendimiento para favorecer la colaboración entre ambos países en materia de ganadería y sanidad vegetal, transformación digital del sector agroalimentario y del medio rural, innovación y transferencia de conocimiento, papel de las mujeres y los jóvenes en el medio rural y relevo generacional, e intercambio de información y alianzas entre institutos de investigación científica españoles y rumanos en el campo de la agricultura y la industria alimentaria.