El pleno del Parlamento Europeo ha pedido introducir tres nuevas fuentes de ingresos para el presupuesto de la Unión Europea (UE) basadas en el régimen de comercio de derechos de emisión, el mecanismo de ajuste en la frontera del carbono y el acuerdo global sobre el impuesto de sociedades.

La enmienda ha salido adelante con 440 votos a favor, 117 en contra y 77 abstenciones y una vez adoptada por el Consejo y ratificada por todos los Estados miembros, introducirá tres nuevas fuentes de ingresos: los ingresos procedentes del comercio de derechos de emisión (ETS); los recursos generados por el mecanismo de ajuste en la frontera del carbono (CBAM) propuesto por la UE; y una parte de los beneficios reasignados de las empresas multinacionales muy grandes (basada en el Pilar 1 del acuerdo OCDE/G20).

Los eurodiputados han pedido al Consejo que adopte rápidamente esta decisión y garantice la introducción a tiempo de estos nuevos recursos propios y han añadido que «la Comisión debe tomar otras medidas oportunas si los nuevos recursos propios propuestos no se adoptan o no generan el nivel de ingresos previsto».

Asimismo, han subrayado que, tal y como se acordó en la hoja de ruta jurídicamente vinculante establecida en el Acuerdo Interinstitucional, se espera que la Comisión presente una propuesta de un segundo conjunto de nuevos recursos propios para finales de 2023, que podría incluir un impuesto sobre las transacciones financieras y un recurso propio vinculado al sector empresarial.

En su resolución sobre el presupuesto de la UE del próximo año, el Parlamento ha señalado que los avances en los nuevos recursos propios son esenciales tanto para la financiación de la deuda contraída en el marco del plan de Recuperación y Resiliencia como «para la solidez financiera y la aplicación de los marcos financieros plurianuales actuales y futuros», los presupuestos a largo plazo de la UE.

Además, en una votación separada este martes, el pleno de la Eurocámara aprobó una resolución sobre la aplicación de la estrategia de endeudamiento de la próxima generación de la UE, redactada por los mismos componentes encargados del expediente de recursos propios de la UE, por 474 votos a favor, 80 en contra y 78 abstenciones.