Balfegó, empresa especializada en pesca, acuicultura y comercio de atún rojo, ha valorado el incremento de cuota aprobado por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), que acaba de celebrar su reunión anual en Portugal.

No obstante, a su juicio, hubiera podido ser superior por la abundancia continuada de la especie y avalada científicamente, en todo el Atlántico este y el Mediterráneo.

Concretamente, el organismo, que gestiona esta pesquería internacionalmente, ha acordado un aumento de cuota del 12,6%, lo que supone elevar a 40.770 toneladas al año el cupo internacional de atún rojo para el próximo trienio. Para la Unión Europea el aumento se queda en el 10%.

En concreto, de ese total fijado, 21.503 toneladas, 2.043 más que en esta campaña, serán para las flotas de la Unión Europea. En cuanto a la flota española, el aumento, también del 10%, se traduce en unas posibilidades de captura anuales de 6.784 toneladas a partir de 2023 y hasta 2025.

Ese año volverán a hacerse análisis de situación de la especie y se fijará la cuota para los tres años siguientes.

Balfegó ha mostrado su confianza en que esta decisión de ICCAT, que confirma la abundancia de la especie, sea «un primer paso para ir compensando a las flotas dedicadas exclusivamente a la pesca de esta especie y que, por lo tanto, asumieron y soportaron durante 15 años el plan de recuperación del atún rojo para garantizar su recuperación y la sostenibilidad de la pesquería».

En este sentido, Balfegó ha subrayado que este proceso, que exigió enormes esfuerzos, inversiones y pérdida de cuota, fue asumido sin ningún tipo de ayuda pública ni oportunidades de pesca de otras especies, hasta alcanzarse los niveles de biomasa actuales, superiores a los máximos históricos jamás observados.

«Por primera vez en quince años puede empezar a resarcirse a los actores que asumimos y empujamos la recuperación del atún rojo del Mediterráneo. El caso del atún rojo es un modelo de gestión sostenible de una pesquería y no devolver los frutos de ese esfuerzo a sus actores supone animar y fomentar la irresponsabilidad en la actividad pesquera», ha resaltado el director adjunto de Balfegó, José Navarro.