La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha destacado que el récord de empleo turístico de octubre, superando los 2,5 millones de afiliados a la Seguridad Social, el mejor dato de toda la serie histórica para este mes, y ha señalado que representa «el mejor termómetro para medir la intensa recuperación del sector».

Así lo ha manifestado durante su intervención en el Pleno del Congreso de los Diputados, en la que ha defendido que los Presupuestos del Ministerio destinados al turismo, dotados de un total de 1.092 millones de euros, suponen un volumen de recursos «inédito» para el sector por tercer año consecutivo.

«Esta partida responde a un esquema claro y reconocible, basado en un cambio de modelo hacia la sostenibilidad, la modernización y la competitividad de destinos y del ecosistema turístico», ha añadido la titular de Turismo.

Para la transformación del modelo turístico hacia la sostenibilidad se destinarán 501 millones de los Planes de Sostenibilidad Turística en Destinos. Para acciones especiales en el ámbito de la competitividad del sector se dotan 10,6 millones de euros para la creación del Sistema de Sostenibilidad Turística Integral, y otros 89 millones de euros se destinarán para el mantenimiento y rehabilitación de bienes inmuebles del patrimonio histórico.

Otros 50 millones irán a parar a la financiación de proyectos de economía circular y eficiencia energética, 24,5 millones para el desarrollo de entidades asociativas en el ámbito de las experiencias turísticas y 10,7 millones para Planes de Sostenibilidad Social del sector turístico.

Además, para la digitalización e inteligencia de destinos y del sector turístico se van a inyectar 10 millones de euros para la inteligencia artificial aplicada al Turismo y otros 50,9 millones de euros para el Plan de Transformación Digital en destinos turísticos.

Las estrategias de resiliencia turística para Canarias, Baleares y
las dos Ciudades Autónomas cuentan con un presupuesto de 64 millones de euros.

«AMBICIOSA POLÍTICA INDUSTRIAL»

En su intervención, Maroto ha resaltado que España está «claramente» alineada con las orientaciones de la agenda europea para hacer «una ambiciosa política industrial» y posicionar a España entre «las primeras economías europeas» en las dos grandes transformaciones, la transición ecológica y digital, de manera que «se cumplan los objetivos de industrializar y modernizar nuestro país».

El presupuesto total del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para el ejercicio 2023 asciende a 10.031 millones de euros, un 21,4% más que en 2022.

En esta línea, la ministra ha señalado que grandes proyectos estratégicos como el del vehículo eléctrico, las energías renovables o el de semiconductores demuestran el atractivo de España como «destino inversor».

En este sentido, ha defendido que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2023 son, por tanto, un instrumento de política económica «necesario» para afrontar el actual contexto de incertidumbre, pero también para impulsar las inversiones y reformas necesarias que «contribuyan al crecimiento económico y social y a la generación de empleo de calidad».

GRAN RESPUESTA DEL GOBIERNO A LA GUERRA EN UCRANIA

Sobre la guerra de Ucrania, Maroto ha afirmado que ha generado una incertidumbre añadida, por lo que ha lamentado que la difícil situación geopolítica estaba afectando a la economía mundial y también a la española con el aumento de precios de la energía.

«Desde que comenzó este ciclo inflacionista, el Gobierno ha venido respondiendo de manera decidida y ambiciosa, adoptando sucesivos paquetes de medidas en el ámbito fiscal y regulatorio que nos está permitiendo amortiguar el impacto de la inflación y con ello mantener un crecimiento sólido», ha añadido.

Así, la ministra ha destacado tres datos para defender sus afirmaciones: España registró la segunda tasa de inflación interanual más baja de toda la zona euro en octubre, España lidera el crecimiento de la zona del euro con una previsión para este año del 4.4% y es de las grandes economías europeas la que ha tenido un mayor aumento del empleo desde la pandemia.