La presidenta de la Asociación Española de Banca (AEB), Alejandra Kindelán, ha anunciado este miércoles de que las principales entidades asociadas a la AEB tienen la voluntad de adherirse al acuerdo para hipotecados pactado entre el Gobierno y las patronales del sector, según ha informado a los medios de comunicación en el XXIX Encuentro del Sector Financiero, organizado por ‘ABC’ y Deloitte.

Kindelán ha hecho este anuncio después de que se haya publicado hoy el Real Decreto-ley en el Boletín Oficial del Estado (BOE) por el que se establece el Código de Buenas Prácticas para aliviar la subida de los tipos de interés en préstamos hipotecarios sobre vivienda habitual y se modifica el Real Decreto-ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos.

«Podemos anunciar ya la voluntad de adhesión de las principales entidades de la AEB al acuerdo publicado esta mañana», ha anunciado Kindelán.

Sin embargo, ha matizado que serán las entidades, de manera individual, las que vayan formalizando esta adhesión tras revisar los textos en detalle y pasarlos por sus órganos de gobierno.

Cabe destacar que la AEB representa a algunos de los mayores bancos españoles, como Santander, BBVA, Sabadell o Bankinter.

Kindelán ha considerado que el acuerdo es una «muy buena noticia» y que muestra el compromiso del sector bancario español con las personas, especialmente, con las que están afrontando más dificultades para asumir las subidas de tipos de interés en las cuotas hipotecarias.

«El sector siempre ha estado ahí, ya lo vimos durante la pandemia, con las medidas para reforzar el servicio y atención a los mayores, y también para reforzar la atención financiera en la España rural. Este es un paso más que refuerza el compromiso del sector con las personas», ha afirmado.

La presidenta de la AEB ha explicado que las últimas semanas y días han sido «intensos» en la negociación con Economía y la colaboración con el resto de asociaciones bancarias, y ha destacado el «criterio y la visión» del Banco de España.

También ha insistido en que estas medidas buscan ayudar a las personas, al tiempo que se preserva el sistema hipotecario en España y se encuadra en el marco de supervisión y de regulación con el objetivo de «preservar» el mercado hipotecario.