El banco suizo Credit Suisse prevé registrar pérdidas antes de impuestos en el cuarto trimestre de 2022 por importe de hasta alrededor de 1.500 millones de francos suizos (1.530 millones de euros) en el contexto de la reestructuración radical de su negocio de banca de inversión.

«Se espera que estas medidas decisivas resulten en una reestructuración radical del Banco de Inversión, una transformación acelerada de costes y un fortalecimiento de capital», ha informado la entidad.

El pasado 27 de octubre, Credit Suisse anunció una serie de medidas, incluyendo el recorte de unos 2.700 empleos, así como una ampliación de capital de alrededor de 4.000 millones de francos suizos (4.078 millones de euros), después de perder 5.900 millones de francos (6.015 millones de euros) en los nueve primeros meses del año.

En cualquier caso, el banco ha advertido de que sus resultados dependerán de una serie de factores, incluido el desempeño del negocio de inversión durante el resto del trimestre, la salida continua de posiciones no esenciales, cualquier deterioro del fondo de comercio y el resultado de otras acciones, incluidas las posibles ventas de inmuebles.

La entidad helvética ha señalado que en las dos primeras semanas de octubre comenzó a experimentar salidas de depósitos y activos netos a niveles que «excedieron sustancialmente las tasas incurridas en el tercer trimestre de 2022». De este modo, a nivel de Grupo, a 11 de noviembre de 2022, las salidas netas representaron aproximadamente el 6% de los activos bajo gestión al final del tercer trimestre de 2022.

En el caso de la división de gestión de patrimonios, estas salidas se han reducido sustancialmente desde los niveles elevados de las dos primeras semanas de octubre de 2022, aunque aún no se han revertido y fueron de aproximadamente el 10% de los activos bajo gestión al final del tercer trimestre de 2022, mientras que en al área de banca suiza los saldos de clientes se han estabilizado y suponían aproximadamente el 1% de los activos bajo gestión al final del tercer trimestre de 2022.

«Como se anunció el 27 de octubre de 2022, estas salidas han llevado al banco a utilizar parcialmente los colchones de liquidez a nivel del Grupo y de la entidad legal, y aunque el banco ha caído por debajo de ciertos requisitos regulatorios a nivel de entidad legal, los requisitos básicos del índice de cobertura de liquidez (LCR) y la ratio de financiación estable neta (NSFR) a nivel de Grupo se han mantenido en todo momento», ha subrayado.

Credit Suisse ha confirmado la orientación respecto del índice de capital, anunciada el pasado 27 de octubre, con un objetivo CET1 anterior a Basilea III para 2025 de más del 13,5%, mientras espera mantener un índice CET1 anterior a la reforma de Basilea III de al menos el 13% durante todo el período de transformación de 2023 a 2025.