La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha presentado este martes en el Congreso los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2023 de su cartera, que superan los 29.400 millones de euros y que están pensados para «ampliar la protección social» y sostener «la creación de empleo».

Díaz ha expuesto en su intervención que la partida de 29.473 millones de euros que ejecutará su cartera en el próximo ejercicio es un 2% inferior a la de 2022, «una muy buena noticia, porque se reduce por la positiva evolución del mercado de trabajo».

«Nos permite mantener el nivel de protección por desempleo y reducir el gasto en prestaciones en 1.192 millones de euros», ha dicho la ministra.

Trabajo recuperará en 2023 la prestación por desempleo equivalente al 60% de la base reguladora, reducida al 50% a partir de los 180 días durante el Gobierno popular de Mariano Rajoy. Con este cambio, los parados recibirán 100 euros más, hasta obtener una prestación cercana a los 1.000 euros mensuales.

Díaz ha recalcado que esta recuperación en la prestación de desempleo permitirá a las personas beneficiadas mantener su poder adquisitivo «frente a una inflación que es auténticamente imposible en nuestro país».

El subsidio por desempleo se incrementará a partir de 480 euros mensuales, con un acumulado de 50 euros desde el año 2020.

La titular de Trabajo ha señalado que el aumento de las prestaciones y la reducción del gasto es posible gracias a que la tasa de desempleo se situará en el 12,2% en 2023. «Es sin duda una tasa demasiado alta, pero es menos de la mitad de la que sufrimos en España en 2013 con la crisis financiera», ha apostillado.

El PGE 2023 también contempla una subida del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem) hasta los 600 euros mensuales para «mejorar y ampliar la protección de los colectivos más vulnerables».

Durante el próximo ejercicio, las políticas activas de empleo recibirán más de 8.000 millones de euros, «la mayor cifra de la historia». De ese monto, 6.847 millones, 367 millones más que en 2022, estarán gestionados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que Trabajo pretende transformar en Agencia Española de Empleo.

La ministra ha recordado que esta es «la tercer subida consecutiva» en esta partida, que acumula un incremento del 38,5%, equivalente a 2.231 millones de euros, desde 2020.

El Ministerio de Trabajo mantendrá en 2023 la cifra de fondos transferidos a las comunidades autónomos para las políticas activas de empleo, repartidas según lo establecido en la Conferencia Sectorial.

«En una legislatura golpeada por crisis sucesivas, los fondos transferidos a las comunidades autónomas para políticas activas se han duplicado hasta mayor cifra de la historia», ha dicho Díaz.

La responsable de Trabajo ha precisado que esto es posible gracias a las cuotas de los trabajadores, que permiten avanzar «de forma extraordinaria en la autofinanciación del presupuesto».

«Ya no va a ser necesaria la aportación del Estado para equilibrar las cuentas del SEPE», ha insistido la ministra, que espera ingresos de 27.200 millones de euros en cuotas en 2023, gracias a la evolución del empleo y al incremento del SMI, como ha comentado.

UN 8,5% MÁS DE FONDOS PARA LA INSPECCIÓN DE TRABAJO

El Ministerio que encabeza Díaz destinará 206,4 millones de euros en 2023 a la Inspección de Trabajo, un 8,5% más, para «seguir mejorando los recursos humanos e informáticos» que permitan a este organismo supervisar el cumplimiento de la normativa legal.

Díaz ha subrayado que se incrementará en 26 millones de euros el monto para la prevención de riesgos laborales, y ha añadido que esta cuestión «está siendo objeto de debate en una de las tres mesas pendientes en el diálogo social», que espera que esté concluida antes de que culmine el año.

La ministra de Trabajo también ha aludido a la otra competencia de su Ministerio, la Economía Social, que recibirá 81,5 millones de euros en 2023, 34 millones más que este año.

«Queda mucho por hacer, pero la mejora es importante, hemos multiplicado el presupuesto en esta legislatura por diez», ha indicado la ministra, que ha recordado que la economía social representa el 10% del PIB español, incluye a más de 42.000 empresas y ocupa a unos 2,5 millones de personas.

«RESULTADO POSITIVO» DE LOS PGE ANTERIORES

Además de desglosar las cuentas de su cartera para 2023, Díaz ha compartido con la Cámara Baja el balance de la ejecución presupuestaria de años anteriores.

«Humildemente, creemos que el resultado es positivo, sobre todo si tenemos en cuenta las adversas circunstancias de la Unión Europea (UE) y nuestro país: pandemia, crisis energética, inflación y guerra en Europa», ha expresado Díaz.

La ministra ha enumerado ante los diputados que en estos años se ha conseguido crear más empleo, de más calidad y reducir las tasas de paro. También se han registrado las cifras de afiliación de mujeres a la Seguridad Social «más alta» de la historia y las cifras más altas de empleo asalariado en el histórico español.

Asimismo, ha señalado que en esta legislatura se ha logrado el número de jóvenes con empleo más alto de los últimos 11 años, con una tasa de paro juvenil del 29%. La tasa de temporalidad, por su parte, también es la más baja, en el 17,5%, «muy próxima a la media europea». En el caso de la tasa de paro, Díaz ha incidido en que su Ministerio ha logrado la más baja desde hace 14 años, en el 12,67%, lejos de la media del 17% que arrastraba el país.

Díaz ha dado las gracias a los grupos parlamentarios que en los años anteriores entendieron «las dificultades de los momentos» vividos, y ha extendido el agradecimiento a los agentes sociales, ya que con la colaboración de todos «el balance sinceramente es positivo».

La ministra de Trabajo considera que las cuentas de 2023 dan «estabilidad y certeza» al país «ante una situación de incertidumbre».