El consejero delegado de Banco Sabadell, César González-Bueno, ha afirmado que su entidad tiene previsto adherido al acuerdo para hipotecados negociado con el Gobierno, a falta de conocer los últimos detalles técnicos, según ha trasladado a los periodistas tras su intervención en el XXIX Encuentro del Sector Financiero, organizado por Deloitte y ‘ABC’.

Ha defendido que todas las entidades financieras tienen como último interés que los hipotecados se vean perjudicados y ha señalado que en el contexto actual de subida de tipos y de aumento de los costes esenciales para la vida es necesario tener «una sensibilidad muy especial».

«A ningún banco le interesa quedarse con una casa y a ningún banco le interesa que sus clientes no puedan hacer frente a sus pagos», ha manifestado.

En este contexto, ha considerado que la iniciativa del Gobierno para buscar medidas que mitiguen el impacto de las subidas de tipos sobre ciertos colectivos de hipotecados, y que se ha discutido con las asociaciones bancarias, podría ser «muy positiva» y que podría tener «una adhesión bastante generalizada» de las entidades, a falta de conocer los últimos detalles del texto, que debía ser discutido en último término en el Consejo de Ministros.

Ha señalado que este texto debe tener en cuenta dos criterios: por un lado, ayudar «realmente a las familias» y, por el otro, «no provocar niveles de mora elevados» en las entidades bancarias. «Aquí hay tecnicismos porque la contabilidad tiene unas reglas muy concretas y, en función de unas normas y otras, puede provocar que la ayuda sea marginalmente menor frente al incremento de la morosidad», ha trasladado el consejero delegado de Sabadell a los medios de comunicación.

En concreto, ha explicado que uno de los detalles a tener en cuenta en las negociaciones tenía que ver con la clasificación de los créditos. «Si la pérdida esperada es superior al 1% del valor actual neto, entonces hay que clasificarlo como ‘stage 3’ y dispara la morosidad y provisiones, y perjudica enormemente a los estados contables y a la solvencia de los bancos», ha afirmado.