El secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, ha asegurado que los cereales son productos estratégicos
para la seguridad alimentaria, en los que muchos países de la cuenca
mediterránea son deficitarios y tienen una elevada dependencia de los mercados exteriores.

Por este motivo, abordar la seguridad alimentaria con todas las acciones posibles constituye una de las líneas estratégicas del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Miranda ha participado este martes, en la capital aragonesa, en la inauguración de la 9 reunión MED-Amin –Mediterranean Agricultural Market Information Network–, la red de información de los mercados cerealistas del Mediterráneo que coordina el Centro Internacional de Altos Estudios Agronómicos Mediterráneos (CIHEAM), con el apoyo de la FAO, el Consejo Internacional de Cereales y la Comisión Europea.

El evento, organizado conjuntamente por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España, CIHEAM Montpellier y CIHEAM Zaragoza, reúne a expertos y responsables políticos de 13 países mediterráneos, así como a organizaciones clave en materia de seguridad alimentaria y seguimiento de los mercados agrícolas.

La inauguración ha contado también con la intervención del consejero de Agricultura del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona. La jornada ha congregado a expertos de diferentes países de la cuenca del Mediterráneo, instituciones internacionales y miembros de las administraciones de los países que conforman esta red, que han debatido sobre la manera de afrontar los retos del sector cerealista mediante una mayor cooperación y orientación de conjunto que sea más eficiente y estratégica.

En su intervención, Fernando Miranda ha indicado que la pandemia y la actual crisis energética, derivada de la invasión rusa de Ucrania, está incrementando la volatilidad de las cotizaciones de las materias primas, que está poniendo en dificultades el abastecimiento.

Ante esta situación, Miranda ha expresado la necesidad de llevar a cabo un seguimiento reforzado del funcionamiento de los mercados para poder adoptar las medidas más oportunas.

Además de esta situación coyuntural, el secretario general ha apuntado que la seguridad alimentaria se ve amenazada también por el cambio climático, con efectos muy evidentes en el área mediterránea, como los episodios recurrentes de sequía o la subida del nivel del mar.

En este escenario, Miranda ha señalado que las iniciativas que se pongan en marcha deben promover un uso más eficiente del agua y de las energías renovables, y la aplicación de nuevas tecnologías que optimicen la productividad de los cultivos, mediante la aplicación de técnicas agronómicas que sean más sostenibles y, al mismo tiempo, permitan una mayor rentabilidad de las explotaciones.

DESAFÍOS EN LA AGRICULTURA

Para el secretario general, el trabajo coordinado de la red MED-Amin, el intercambio de conocimiento y experiencias, y el fortalecimiento de los mecanismos de anticipación a las situaciones adversas, deben contribuir a resolver de manera más eficaz estos desafíos.

En este contexto, ha recalcado que España tendrá muy presente estos aspectos en el desarrollo de su trabajo como país que ostentará la Presidencia del Consejo de la Unión Europea en el segundo semestre de 2023.

La Red MED-Amin es una iniciativa intergubernamental de información sobre los mercados agrícolas mediterráneos, que tiene como objetivo principal facilitar el intercambio de experiencias y conocimiento sobre el mercado de los cereales, como productos estratégicos para la seguridad alimentaria de los países miembros.