El beneficio del fabricante de dispositivos de informática Dell fue de 241 millones de dólares (235 millones de euros) en el tercer trimestre de su año fiscal, finalizado en octubre, lo que supone un descenso del 94% respecto de las ganancias del mismo periodo del ejercicio anterior, según ha informado la empresa.

El abultado cambio en el resultado neto se debe a los atípicos financieros. Mientras que supusieron un impacto negativo en el trimestre de 1.308 millones (1.275 millones de euros), hace un año tuvieron un efecto positivo de 3.501 millones de dólares (3.413 millones de euros)

Los ingresos en el trimestre fueron de 24.721 millones de dólares (24.096 millones de euros), por lo que descendieron un 6%. Los ingresos netos por venta de productos descendieron un 10%, hasta 18.938 millones de dólares (18.459 millones de euros), mientras que los originados por servicios crecieron un 6%, hasta 5.783 millones (5.637 millones de euros).

De su lado, los gastos asociados a los ingresos se redujeron un 9%, hasta 19.014 millones de dólares (18.533 millones de euros), al tiempo que los de venta, generales y administrativos se situaron en 3.268 millones (3.185 millones de euros), un 15% menos. La partida de investigación y desarrollo (I+D) fue de 677 millones (660 millones de euros), un 4% más.

De esta forma, en el conjunto de los nueve primeros meses de su año fiscal, el beneficio neto de Dell fue de 1.816 millones de dólares (1.770 millones de euros), lo que supone una caída del 68% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. De su lado, las ventas netas fueron de 77.262 millones de dólares (75.310 millones de euros).