España recuperó el 87% de pasajeros y el 94% de vuelos en la temporada de verano, que abarcó los meses entre abril y octubre, con respecto al mismo periodo del año récord que fue 2019, según ha informado el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara, en una rueda de prensa de este martes.

En concreto, en octubre se alcanzaron los mejores registros en comparación con la temporada de verano de 2019, tanto en pasajeros como en vuelos. Así, el décimo mes del año registró un 97% de viajeros y un 98% de operaciones prepandemia.

El buen comportamiento de la actividad aérea estos meses mantiene la expectativa de poder alcanzar los niveles de 2019 el año que viene o como muy tarde en 2024. En este sentido, Gándara ha hecho un llamamiento a la cautela porque no hay certezas sobre el comportamiento de la demanda en los próximos meses pese al relevante crecimiento en verano.

Sobre los distintos tipos de tráfico, se mantiene la tendencia en este verano y es el trafico doméstico el que sigue liderando la recuperación, con un 95% del nivel prepandemia. Desde junio, supera el nivel de hace tres años. Además, en el mes de octubre el trafico intraeuropeo estuvo al 95% y el intercontinental, al 87%.

En cuanto al transporte de mercancías, la temporada de verano registró el 93% del nivel de carga de 2019. En los últimos meses, el nivel de carga descendió debido a la caída del tráfico intercontinental con Asia por la reducción de capacidad provocado por la guerra de Ucrania y por las políticas de lucha contra el Covid de China, entre otras.

UN 4,4% MÁS DE ASIENTOS PROGRAMADOS EN INVIERNO

Las compañías aéreas han programado en España 114,2 millones de asientos para la temporada de invierno desde este noviembre hasta marzo, lo que supone un 4,4% más que en 2019 si excluimos el mes de marzo, debido a que en la segunda mitad de marzo de 2020 la actividad aérea se paró por completo debido al confinamiento. Esto es gracias al incremento de flujos de Baleares (+9,3%) y Canarias (+17,3%).

Respecto a la ocupación, el fuerte tirón de la demanda ha mejorado este aspecto en los aviones, superando en el acumulado de 2022 el 83% de media, rozando cifras similares prepandemia, ya que en 2019 se alcanzó el 85%.