La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha reclamado a las grandes industrias turroneras, en plena campaña de Navidad, una apuesta decidida por el producto nacional para la elaboración de sus productos, así como una remuneración justa para agricultores y apicultores, que están sufriendo un fuerte incremento de los costes de producción y la caída de sus producciones, según informa en un comunicado.

En concreto, la organización agraria ha realizado un análisis de las cotizaciones de la actual campaña de miel y almendras en los mercados en origen y considera que la compra de turrón para estas fechas navideñas no está beneficiando a los productores de miel y almendras en España.

De esta forma, denuncian que mientras las grandes empresas turroneras aseguran que han encarecido sus productos alrededor de un 10%, este incremento no se está viendo repercutido en las cotizaciones de almendricultores o apicultores.

Así, los precios en origen de la almendra se sitúan entre un 6% y un 10% menos que la campaña anterior, según las principales lonjas, para la variedad comuna y entre un 2% y un 5% menos en el caso del conjunto de las principales variedades.

Mientras que los precios ofertados por la miel española este otoño son entre un 6% y un 8% inferiores a los precios pagados en la campaña anterior, si bien la práctica totalidad de la miel producida durante la
campaña 2021-2022 está a día de hoy en los almacenes de apicultores y cooperativas ya que no está habiendo operaciones comerciales.

COAG ha explicado que esta paralización del mercado se debe a que la industria española ha importado en lo que va de año más toneladas de miel que nunca antes en la serie histórica.

Respecto a la almendra, la organización recuerda que España importó en la campaña 2021/22 cerca de las 120.000 toneladas de este producto, cifra muy superior al máximo productivo que se ha alcanzado en el país (95.000 toneladas en 2020), principalmente procedentes de Estados Unidos y que sirven para abastecer a la industria de transformación, así como para ser reexportadas a otros países, principalmente de la UE.

COAG subraya que a los consumidores les resulta «prácticamente imposible» saber qué origen tienen las materias primas que contienen los dulces navideños, ya que la normativa solo obliga a indicar el origen del ingrediente principal cuando se mencione el país de origen del alimento.

«Podemos encontrarnos en el punto de venta con turrones que aparentemente pueden parecer 100% españoles y que en realidad hayan utilizado miel china y almendras de EE.UU en su elaboración», ha subrayado el responsable de estos sectores en la Comisión
Ejecutiva de COAG, Javier Fatás.

De esta forma, COAG exige que se «ponga coto a la especulación» en los mercados de estos productos y que se «remuneren adecuadamente» las producciones, especialmente teniendo en cuenta el espectacular incremento de los costes de producción en el campo (+40%) y la caída de las producciones de miel y almendra en el último año.

Por otro lado, la organización agraria reclama al Gobierno y a las comunidades autónomas un etiquetado obligatorio del origen de todas las materias primas que componen turrones y otros productos típicos de la Navidad.