La tramitación parlamentaria de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2023 ha dado comienzo este lunes a su último capítulo en el Congreso con su llegada al Pleno, donde EH Bildu y ERC han evitado adelantar su voto final al proyecto de cuentas públicas del Gobierno de coalición.

Tras haber asegurado los socios de coalición 167 ‘síes’ a los presupuestos mediante acuerdos con PNV, Coalición Canaria, Compromís, Teruel Existe, Más País-Equo y PRC, todavía quedarían pendientes los apoyos de ERC y Bildu, claves para asegurarse PSOE y Podemos una cómoda mayoría para sacar adelante los terceros presupuestos de la legislatura de coalición.

ERC reconoció hace una semana que ya van llegando a acuerdos con el Gobierno pero este lunes, a falta de cerrar los flecos de las negociaciones, nadie del grupo ha querido tomar la palabra en los primeros debates del Pleno. Desde Barcelona, la secretaria general adjunta y portavoz del partido, Marta Vilalta, ha indicado que una de las pretensiones de su grupo pasa por incluir «mecanismos de cumplimiento» de la ejecución de las inversiones en Cataluña.

LA EJECUCIÓN EN CATALUÑA, CABALLO DE BATALLA

Se trata de una de las cuestiones que forma parte de la negociación presupuestaria entre ERC y el Gobierno. Vilalta ha señalado también que la voluntad de los republicanos es presentar enmiendas en las próximas horas para poder «corregir las carencias» que tienen las cuentas.

La baja ejecución presupuestaria de las inversiones aprobadas en Cataluña es también el ‘caballo de batalla’ del PDeCAT, que en todo caso da por seguro que los Presupuestos saldrán adelante. Su portavoz, Ferran Bel, se ha congratulado de que vaya haber una «mayoría suficiente» para sacarlo adelante, lo que ha calificado como una «buena noticia», pero ha recordado que la responsabilidad de ejecutarlo será en exclusiva del Ejecutivo.

Desde EH Bildu, la semana pasada reconocieron un acercamiento en las negociaciones con PSOE y Podemos tras haber alcanzado un acuerdo en el marco de los gravámenes a banca y energéticas. No obstante, su portavoz adjunto, Oskar Matute, ha tomado la palabra desde el escaño para dar por defendidas todas sus enmiendas y anunciar que no volverían a intervenir en el debate hasta el jueves, poco antes de las últimas votaciones.

VOTACIONES DECISIVAS DESDE EL MARTES

Tras finalizar el debate del articulado de la ley, la sesión continuará este martes a las 9.00 horas, con el desfile de los ministros del Gobierno de coalición para defender las cuentas de sus respectivos departamentos. Esa tarde se producirán las primeras votaciones, que proseguirán el miércoles por la tarde y el jueves por la mañana.

En estas votaciones, PSOE y Podemos necesitarán asegurar más votos a favor que en contra durante la última cita presupuestaria en el Congreso, porque una sola derrota en las cuentas de un solo ministerio implica el derribo de todo el proyecto de las cuentas públicas.