Iryo, el operador privado español de Alta Velocidad participado por los socios de Air Nostrum, Globalvia y Trenitalia, ha celebrado este lunes su puesta de largo con un viaje inaugural entre Madrid y Valencia, como anticipo del inicio de sus operaciones el próximo 25 de noviembre entre la capital y Barcelona.

El tren ha llegado puntual a la estación Joaquín Sorolla de Valencia, con un nutrido grupo de representantes institucionales y económicos a bordo. Ya en la ciudad del Turia, en la propia estación, se ha celebrado un acto institucional en el que han participado el presidente de Iryo y Air Nostrum, Carlos Bertomeu; la ministra de Tranportes, Raquel Sánchez; el presidente de la Generalitat, Ximo Puig; el CEO de Trenitalia, Luigi Corradi; y el de Globalvia, Javier Pérez Fortea.

El presidente de Iryo y de Air Nostrum, Carlos Bertomeu, ha explicado que este lunes es «un día grande para la movilidad de este país y, sobre todo, para la intermodalidad» de España, y ha hecho alusión al nombre de la estación valenciana, Joaquín Sorolla, «maestro de la luz del Mediterráneo», para resaltar que es un día «enormemente luminoso para la compañía». También ha incidido en los diez años de trabajo que han antecedido al inicio de operaciones: «Un largo viaje hasta llegar al largo viaje que todos esperamos que sea Iryo».

Bertomeu ha destacado que el viaje inaugural entre Madrid y Valencia ha «volado sobre raíles en una hora y 40 minutos» y ha resaltado que el de Iryo como el «tren más tecnológico» de los que ruedan en España, el «más rápido», «más agradable» y «con mejor servicio a bordo de todos los que circulan por el mercado español».

El también responsable de la aerolínea Air Nostrum ha puesto en valor que sus socia Trenitalia es la «compañía ferroviaria más rentable de Europa» y un grupo «internacionalizado» que salió fortalecido de la liberalización de la Alta Velocidad italiana. De Globalvia, ha resaltado que es «líder mundial en gestión de concesiones en infraestructuras» y que opera siete ferrocarriles en once países de Europa. Entre ellas, ha indicado, suman 110.000 empleados en sus plantillas. «Este es un proyecto con excelentes compañeros de viaje», con «conocimiento y espalda suficientes para que estemos mucho tiempo en el viaje en el que estamos hoy».

«El viaje que empezamos hoy lo entiendo como el camino a Ítaca, lo importante de lo que vamos a empezar es el camino. Hay que centrarse en el viaje, en disfrutar «, ha afirmado Bertomeu, para concluir que espera «luz» en este proyecto, como la luz que manejaba Sorolla.

La ministra Raquel Sánchez ha dado la bienvenida a Iryo y ha resaltado que, con su liberalización, la Alta Velocidad española «ha perdido su carácter elitista», «hay mejor competencia» y «ha alcanzado la democratización que buscábamos», así como la «rentabilidad social» de las infraestructuras.

Raquel Sánchez ha hecho hincapié en que hoy en día la Alta Velocidad conecta al 70% de la población y superará los 4.000 kilómetros cuando se ponga en marcha el servicio a Murcia antes de final de año, con una inversión que a lo largo de los años se ha elevado a más de 60.000 millones de euros.

DOMICILIO EN LA COMUNITAT

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha «agradecido profundamente» a Iryo la decisión de tener su domicilio social en la Comunitat Valenciana y que esta acoja el «primer viaje de toda una gran operación que será un éxito en toda España».

El president ha destacado que el nuevo operador privado de alta velocidad Iryo «visibiliza el potencial valenciano» para lograr una «nueva movilidad» más accesible y sostenible.

El CEO de Trenitalia ha destacado la colaboración entre Italia y España en este proyecto y que el «corazón» del tren de iryo, su sistema de propulsión, es obra de la ingeniería española. Se ha mostrado convenido de que la trayectoria de Iryo será «una historia de éxito» y ha manifestado que en España «el futuro es más y más tren».

Desde Globalvia, Javier Pérez Fortea ha resaltado que Iryo es «clave en la liberalización» de la Alta Velocidad y que esta, a su vez, es «imprescindible» y «más fácil» de hacer en España que en otros países europeos. También ha resaltado que la liberalización española es un «modelo» para toda Europa.

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha «agradecido profundamente» a Iryo la decisión de tener su domicilio social en la Comunitat Valenciana y que esta acoja el «primer viaje de toda una gran operación que será un éxito en toda España».

El president ha destacado que el nuevo operador privado de alta velocidad Iryo «visibiliza el potencial valenciano» para lograr una «nueva movilidad» más accesible y sostenible.

El embajador italiano en España, Riccardo Guariglia, ha hecho llegar además al acto un mensaje: que la puesta en marcha de Iryo es «marca un hito en las relaciones entre España e Italia» y «está destinado a enriquecer el marco de los corredores españoles».

La compañía iniciará sus operaciones comerciales este viernes 25 de noviembre entre Madrid, Zaragoza y Barcelona, y el 16 de diciembre, pondrá en marcha la ruta entre Madrid, Valencia y Cuenca. Ya en 2023, el 31 de marzo, se pondrán en marcha las conexiones con Sevilla, Málaga, Antequera y Córdoba y, finalmente, el 2 de junio, llegará a Alicante y Albacete.