La firma de inversión Goldman Sachs anticipa un crecimiento para España del 0,6% frente al 1% que prevé el consenso de mercado, tras acabar este año con un aumento del PIB del 4,6%.

Así lo señala la firma en su informe de perspectivas para el año que viene. Italia y Alemania, sin embargo, no lograrán obtener un crecimiento positivo y caerán el año que viene el 0,1% y el 0,3%, respectivamente.

Goldman Sachs apunta que el crecimiento mundial se ha ralentizado mucho en 2022 por varios factores como la política Covid cero de China o el shock energético derivado de la invasión de Ucrania, entre otros factores. De esta forma, anticipa que la economía mundial crecerá el 1,8% el año que viene.

Para Estados Unidos, la previsión es un avance del 1% y es probable que evite entrar en recesión: la firma cree que solo hay un 35% de posibilidades de que eso pase en los próximos 12 meses, frente al consenso de mercado, que estima que esta probabilidad ronda el 65%.

Por el contrario, sí espera recesión para Europa y Reino Unido, una previsión que ya ha confirmado en el caso de los británicos su ministro de Finanzas, Jeremy Hunt, que ha anunciado este jueves que el país ya ha entrado en esa fase del ciclo.

China, por su parte, experimentará una ralentización en el primer semestre, seguida de un rebote en el segundo a medida que se reabre la economía, hasta terminar el año con un crecimiento del 4,5%.

Entre los temas que van a marcar el contexto inversor, Goldman Sachs destaca la dominación del dólar, el riesgo de crecimiento económico o la «sombra de la recesión», entre otros.