El sindicato alemán IG Metall, el mayor de Alemania, ha alcanzado un «acuerdo piloto» en la negociación del convenio colectivo para los trabajadores del metal y la electricidad de en Baden-Wurtemberg para la subida del 8,5% de los salarios en dos etapas y el pago de una prima de compensación por la inflación de 3.000 euros.

El acuerdo, que puede servir de referencia para los casi 4 millones de trabajadores del sector, contempla una subida de los salarios del 5,2% desde junio de 2023 y del 3,3% desde mayo de 2024, así como el abono de 1.500 euros en cada uno de los dos años como prima de compensación por el aumento de la inflación.

El nuevo convenio colectivo tendrá vigencia hasta el 30 de septiembre de 2024 y la junta directiva de IG Metall ha recomendado aplicarlo en todas las áreas de la negociación colectiva, poniendo así fin a cinco rondas de negociaciones y a la amenaza de huelga en un sector clave de la mayor economía de Europa.

«Los empleados pronto tendrán significativamente más dinero en sus bolsillos, y de forma permanente», declaró Jörg Hofmann, primer presidente de IG Metall, señalando que a la subida de los salarios pactada «se suma la prima de compensación por inflación libre de impuestos».

«Ambos – prima de compensación por inflación y aumento porcentual – aportan los empleados un alivio notable en vista del aumento de precios», añadió.