La Comisión Europea ha informado este jueves de su visto bueno a la operación por la que MásMóvil ha vendido al fondo de inversión Macquarie una participación mayoritaria en una red de fibra óptica repartida entre un millar de ubicaciones rurales por alrededor de 200 millones de euros, al considerar que la operación no tendrá un impacto negativo en el espacio económico europeo.

El fondo comparte accionariado en el operador mayorista Onivia con Aberdeen, Daiwa Energy y Arjun Infrastructure Partners y cuenta con 2,1 millones de hogares pasados por fibra repartidos en más de un millar de ciudades.

El Ejecutivo comunitario concluyó que la compra propuesta no planteará problemas de competencia porque los solapamientos horizontales serán muy limitados y porque no se contemplan relaciones verticales entre las actividades de las compañías.

El expediente fue examinador por el procedimiento simplificado que Bruselas aplica a los casos menos problemáticos.