La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, considera que la proposición de ley en la que se plantea el nuevo impuesto temporal a energéticas «sale enriquecida», después de que la Comisión de Asuntos Eonómicos del Congreso aprobara dos enmiendas transaccionales del PNV y PDeCAT para que se excluya del importe neto de la cifra de negocio el correspondiente a las actividades reguladas y que el tributo se aplique solo a la actividad que las empresas desarrollen en España.

«Son elementos que no son sustanciales respecto a la configuración del impuesto», ha asegurado la titular de Hacienda en declaraciones a la prensa antes de asistir al acto de entrega de los XXIV Premios Mujeres Progresistas, que concede la Federación de Mujeres Progresistas, en la sede de Cruz Roja Española en Madrid.

Montero ha aprovechado para agradecer que los grupos políticos hayan visto como «un acierto» que la política fiscal vaya dirigida a financiar aquellas medidas enfocadas a la mayoría social y a pedir un mayor esfuerzo a los que en estos momentos tienen beneficios extraordinarios o tienen más capacidad económica.

«Creo que vamos en la buena dirección», ha reafirmado la ministra, tras recordar que justo hoy el Reino Unido, que hace unos meses anunció una bajada masiva de impuestos que provocó la caída de la primera ministra, ha planteado un gravamen en los mismos términos.