La Interprofesional de la Carne de Ovino y Caprino de España (Interovic) impulsa el conocimiento y el consumo de la carne de lechal, cordero y cabrito de origen nacional con la segunda edición de ‘Pastoreo’, según ha informado en un comunicado.

En concreto, la ‘pop-up’ de Pastoreo, que estará abierta al público en Madrid de forma gratuita del 3 al 11 de diciembre en la calle Sandoval, 3, busca trasladar el campo a la ciudad y concienciar a los consumidores a través de actividades, talleres, degustaciones, catas y exposiciones.

«Con esta iniciativa lo que queremos es trasladar el campo a la ciudad por unos días. Que los ciudadanos descubran los múltiples beneficios que la ganadería ovina y caprina tiene para el medio rural, el medio ambiente y la sociedad en general. El consumo de carne
de lechal, cordero o cabrito permite que todos estos beneficios se puedan mantener y a los ganaderos continuar con su actividad», ha señalado el director de Interovic, Tomás Rodríguez.

Para esta edición, Interovic se ha aliado con el chef Jesús Sánchez, que cuenta con tres estrellas Michelin, que ha diseñado dos recetas basadas en cordero nacional que se ofrecerán a los visitantes en
formato tapa durante su visita al espacio junto a un vino de la D.O. Vinos de Madrid.

Además de las degustaciones, los visitantes podrán encontrarse a Ana Jarén, responsable de las ilustraciones de El Paquito, y ver la exposición Bestiarium del fotógrafo José Barea centrada en retratos de razas autóctonas de la trashumancia como las ovejas y cabras, una exposición que vuelve por segundo año consecutivo a Madrid tras haber viajado todo el año con el ‘roadshow’ de Interovic por España.

‘Pastoreo’ forma parte del proyecto ‘Más cerca es mejor’, cuyo objetivo es fomentar el consumo de la carne de lechal, cordero y cabrito de origen nacional, especialmente en Navidad, época en la que el consumo aumenta.

«La carne de origen nacional se puede diferenciar mirando las etiquetas o preguntando al carnicero por su origen. Es importante consumir producto nacional ya que es más fresco que el importado de otros países, tiene menos huella de carbono porque no ha viajado los miles de kilómetros que viaja cuando viene de otros países y está
criado con nuestra alimentación y nuestras costumbres», ha explicado Rodríguez.

La interprofesional ha subrayado la importancia de fijarse en el etiquetado es la mejor manera de asegurar la procedencia del
cordero, ya que al consumir producto nacioanl se apuesta por los ganaderos, pueblos y razas autóctonas españolas.