La cadena de grandes almacenes Macy’s cerró el tercer trimestre de su año fiscal, finalizado en octubre, con un beneficio neto de 108 millones de dólares (104 millones de euros), lo que supone un descenso del 55% en comparación con el mismo periodo del año fiscal precedente, según ha informado este jueves la empresa.

Las ventas netas en el trimestre fueron de 5.230 millones de dólares (5.058 millones de euros), un 3,9% menos. La empresa ha indicado que la facturación es un 1,1% superior a la del tercer trimestre de 2019, el último antes de que empezara a impactar la pandemia.

Los costes asociados a las ventas fueron de 3.204 millones (3.099 millones de euros), prácticamente sin cambios respecto al tercer trimestre del año fiscal anterior. En cambio, los gastos de venta, generales y administrativos fueron de 2.057 millones de dólares (1.989 millones de euros), un 4,3% más.

En el conjunto de los tres primeros trimestres del año, el beneficio neto de Macy’s fue de 668 millones de dólares (646 millones de euros), un 2,7% menos. De su lado, la facturación alcanzó los 16.178 millones de dólares (15.646 millones de euros), un 2,4% más.