El presidente del Consejo General de Economistas (CGE), Valentín Pich, ha advertido este jueves de que el nuevo impuesto solidario sobre grandes fortunas podría ir en contra de la capacidad normativa que tienen las Comunidades Autónomas, «demostrando el fracaso que supone seguir con un sistema de financiación que data de 2009».

Además, Pich considera «inusual» que se incorpore un nuevo impuesto al sistema tributario, como es el caso del tributo solidario sobre grandes fortunas, a través de una enmienda a una proposición de ley, y cree que esto «sienta un precedente».

Así lo ha trasladado Pich durante su intervención este jueves en las Jornadas Anuales del Registro de Economistas Asesores Fiscales que se han celebrado en Cádiz.

Durante la jornada, el presidente del REAF, Agustín Fernández, ha advertido de que no solo los contribuyentes de Comunidades como Andalucía, Galicia o Madrid, con bonificaciones en vigor, tendrán que pagar el nuevo impuesto, sino que también tendrán que pagarlo los patrimonios muy elevados de otras regiones como Asturias, Cantabria, Cataluña y Región de Murcia, debido a que su marginal máximo es inferior al 3,5%.

Por su parte, el Decano del Colegio de Economistas de Cádiz, Javier Cabeza de Vaca, comentó que, si el Impuesto sobre el Patrimonio no tiene sentido en España, en el momento actual, porque se trata de una rareza dentro de los sistemas fiscales modernos, «menos aún lo tiene el impuesto proyectado».

Respecto al incremento de los tipos en la base del ahorro del IRPF proyectados para 2023, los economistas han comentado que ahora es el momento, antes de que finalice el año, para revisar operaciones, como las que originan fuertes ganancias patrimoniales o repartos de dividendos porque, si se realizan al año que viene, pueden tener una tributación mayor.

En cuanto al aumento al 7%, actualmente 5%, de los gastos de difícil justificación en estimación directa simplificada para 2023, recogido en el proyecto de ley de Presupuestos, recuerda que solo se ha modificado el límite porcentual pero no el máximo absoluto que sigue fijado en 2.000 euros, constatando que, si no se incrementa este último límite, muchos empresarios y profesionales no se verán beneficiados por esta nueva medida.

RECOMENDACIONES PARA OPTIMIZAR LA RENTA 2022

Los economistas han lanzado 100 recomendaciones para optimizar la Renta 2022 antes de que finalice el año. Entre ellas, los responsables del REAF han destacado que si se tiene previsto el cobro de dividendos de su sociedad, o la venta o donación de algún elemento patrimonial que genere una ganancia patrimonial, el incremento de la tributación de las rentas del ahorro previsto para 2023 va a afectar, ya que tiene incidencia en cualquier renta que se integre en la base del ahorro. Por tanto, quizá convenga adelantar operaciones antes de 31 de diciembre.

Además, han señalado que, si tiene alquilado un inmueble que constituye la vivienda habitual del inquilino, podrá aplicar una reducción del rendimiento neto del 60%, que no procederá si alquila por temporada o a una sociedad sin que se designe al empleado de la misma que la va a ocupar. Tampoco tendrá derecho a la reducción si el alquiler incluye la prestación de servicios propios de la industria hotelera, como la limpieza, el cambio de sábanas, o un servicio de manutención.

Hay que tener en cuenta que, en 2023, si se aprueba finalmente la Ley por el derecho a la vivienda, está previsto el incremento de esta reducción en algunos supuestos, pero la disminución, del 60 al 50% en el caso general.

Por ejemplo, los arrendadores que alquilen una vivienda situada en una zona tensionada rebajando el alquiler en, al menos, un 5%, podrán aplicar una reducción del 90%(en vez del 60% actual). Aquellos que alquilen una vivienda situada en una zona tensionada a jóvenes de entre 18 y 35 años podrán aplicar una reducción del 70%.

«Por tanto, si posee una vivienda en una zona tensionada y desea arrendarla, tal vez le convenga esperar a la entrada en vigor de esta norma y alquilarla a personas jóvenes, o bien rebajar el alquiler a su actual inquilino cuando termine el contrato y haya que firmar uno nuevo», han recomendado los economistas.