El ceo de la GSMA, John Hoffman, ha aplaudido la colaboración público-privada para el Mobile World Congress (MWC) y ha reivindicado que sin ella no hubiera sido posible fijar la celebración del Congreso de telefonía móvil en Barcelona al menos hasta 2030: «Ha sido una fórmula muy exitosa».

En una entrevista en ‘El Periódico’ de este jueves recogida por Europa Press, ha dicho que la negociación del nuevo acuerdo fue muy corta y ha augurado que «mientras las dos partes vean valor en la continuidad» el MWC seguirá en Barcelona más allá del 2030, cuando se puede renovar cada año de manera automática.

En esta línea, Hoffman ha sostenido que la GSMA trabajará «más» con Fira de Barcelona para impulsar nuevos proyectos y que –textualmente– se apoyarán más en sus socios para impulsar iniciativas que antes hacían en solitario.

Ha explicado que con la creación de la fundación Mobile World Capital Barcelona eran «solo un cliente» para Barcelona y que el organismo constituye un compromiso durante todo el año con la ciudad.

«Cuando desde fuera de España vienen a la feria no dicen que van al Mobile o al MWC sino a Barcelona», ha destacado, y ha calificado de fuerte la reputación y la marca de la capital catalana.

El ceo de la GSMA ha augurado que industrias distintas al móvil ganarán peso en el MWC y ha apuntado a la entrada del sector educativo, de los transportes, el financiero y la industria manufacturera: «Todo el mundo necesita actividad inteligente».