Pimec ha presentado este miércoles su delegación Pimec Jóvenes en Madrid, para compartir experiencias, contactos y actividades con los empresarios jóvenes de esta organización en Cataluña, como ha explicado en declaraciones a Europa Press el presidente de Pimec, Antoni Cañete.

Pimec ya contaba con una delegación en Madrid, a la que ahora se suma Pimec Jóvenes, para empresarios menores de 41 años, bien catalanes que hayan constituido su empresa en Madrid y o que trabajen otras empresas, aunque no sean necesariamente catalanas.

«Van a ser actividades de ‘networking’ para generar sinergias, contactos, temas de actualidad, actividad y relación que pueda permitir que haya una actividad, que los jóvenes puedan tener oportunidades y relaciones», ha comentado Cañete.

El socio y presidente de la consultora beBartlet, Adrián Jofre, estará al frente de Pimec Jóvenes en Madrid, tal y como ha informado Cañete.

El presidente de Pimec también ha expuesto que los jóvenes emprendedores encuentran dificultades a la hora de acceder a la financiación, a pesar de que muchos parten con proyectos interesantes.

La otra traba para desarrollar sus empresas es la burocracia. «Impide poder dedicarte a tu negocio, porque tienes que dedicarte más a cumplir la normativa», señala Cañete, que también observa problemas en algunos impuestos, como el de transmisiones.

El presidente de Pimec considera que debería ayudarse a este colectivo a emprender y consolidar sus proyectos empresariales, y lamenta que la Administración aplique «una visión más impositiva que de inversión».

Además, recuerda que las pymes también están sufriendo el impacto de la inflación y de la situación económica actual, como refleja una encuesta interna de Pimec.

«El 25% de las pymes, el año pasado, tenía un 5% de su facturación como coste energético. Este 25% tiene ahora el 15% en costes energéticos, el triple. Si tienen un margen de renta en el 4% o 5% significa que ese 25% de empresas están en riesgo de continuidad», ha alertado Cañete, que apunta, también, a encarecimientos en el coste de las materias primas.

Cañete también observa una baja representación de las pymes y reclama que «puedan tener voz propia», para lo que es necesario una «configuración de la representación empresarial de ese ámbito».