El 63% de las empresas prevé contratar personal en los próximos 12 meses, a pesar de que ocho de cada diez estima un empeoramiento de la economía nacional e internacional, según el «I Informe de Tendencias de Recursos Humanos», elaborado con las respuestas de 300 empresas y presentado este miércoles por Randstad.

En el caso de las grandes empresas, un 87% de ellas pronostica un aumento de la contratación en el próximo año, y los motivos principales son el crecimiento del negocio, como señalan un 52% de los encuestados, la rotación de la plantilla, según un 50%, y la necesidad de nuevas habilidades, para un 32%.

El presidente ejecutivo de Randstad España, Portugal & Latam, Jesús Echevarría, ha calificado como «muy buena noticia» que dos de cada tres empresas piensen en contratar gente en 2023.

Durante la presentación del documento en la sede de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Echevarría ha reconocido que existe «incertidumbre» en el mercado y en la economía.

Por eso, ha pedido a las empresas que sean «muy diligentes con la gestión y con la legalidad de la contratación» y verifiquen «que realmente se están utilizando contratos indefinidos y contratos fijos discontinuos para las necesidades indefinidas».

A pesar de que las perspectivas de empleo son buenas, los empresarios españoles reconocen, en un 66% de los casos, que la situación para su sector empeorará en 2023, mientras que un 44% de los encuestados cree que ocurrirá en su propia
empresa.

Randstad constata en su informe que efectos de la pandemia aún están presentes, ya que un 21% de las compañías encuestadas está todavía lejos de recuperar las cifras previas.

No obstante, un 64% de las empresas consultadas ha conseguido adaptarse y se encuentran en razonablemente buena situación, aunque la situación económica actual les está resultando complicada.

Junto con la evolución de la economía, las empresas españolas también citan otros retos a los que se enfrentarán en el futuro. El 75% dice que su principal objetivo organizativo se centra en la adaptación operativa a la nueva situación, en tanto que un 48% de los encuestados manifiesta su preocupación por la productividad, y un 45%, por la búsqueda de eficiencia en el ámbito financiero.

Para adaptarse a la situación económica, un 87% de las empresas prevé reducir gastos, seguido de un 82% que apostará por impulsar la digitalización y la innovación tecnológica. Un 79% de los encuestados considera prioritario incrementar el rendimiento en los próximos doce meses.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, también presente en la presentación del informe de Randstad ha instado a las empresas a afrontar los cambios que exigen las nuevas tendencias.

«Las revoluciones han hecho cambiar y hay que avanzar en innovación. La verdad es que, hoy en día, el que no esté en digitalización, en economía circular o haciendo innovación en intangibles, está acabado. Ya no es problema de decir me gusta o no, sino que es la tendencia», ha expuesto Garamendi.

El presidente de los empresarios ha advertido de la «brecha de desigualdad» y ha urgido a las empresas a «estar preparadas para poder trabajar», con gente preparada para ello. En concreto, se ha referido a las pequeñas y medianas empresas (pymes), que pueden ser las más expuestas a estos riesgos.

PROBLEMAS DE TALENTO Y FIDELIZACIÓN

Las 300 empresas consultadas para la elaboración de este Informe coinciden en que el principal problema en recursos humanos es la escasez de talento, según las respuestas del 53%.

Por su parte, un 42% señala como problema la fidelización de ese talento y crear un clima de trabajo adecuado.

El problema de la escasez de talento afecta a un 72% de los encuestados. Además, el 87% de las empresas ha buscado algún perfil en los últimos 12 meses y la mayoría se ha encontrado con dificultades para cubrir estas vacantes, que requieren perfiles de cualificación alta y media.

En el caso de la fidelización, las empresas señalan que el actual nivel de rotación es un desafío. Los encuestados apuntan al escenario pospandemia como un impacto negativo en el atractivo como sector, unido a las mayores oportunidades para los trabajadores.

Para tratar de evitar esa rotación, las empresas consideran importante crear un buen clima laboral, una opción elegida por el 83% de los encuestados. El 76% se decanta por la flexibilidad en horarios y lugar de trabajo, junto con un 74% que señala la opción de generar crecimiento en carrera. Además, un 67% cita el salario y un 50% alude a los reconocimientos y visibilidad de los logros alcanzados.

Echevarría ha reconocido que existen necesidades en sectores como la ciberseguridad, hoteles, restaurantes y cafés (horeca), y en la construcción, y ha incidido en ese «déficit de talento muy considerable».

«Hago una llamada para la incorporación del talento diverso. En este país tenemos dos millones de personas en edad de trabajar con discapacidad, con una tasa de actividad muy baja, del 34% (…). Creo que tenemos la oportunidad de cubrir las necesidades de talento y de insertar en el mundo laboral a personas con discapacidad», ha añadido.

Como presidente de los empresarios, Garamendi también ha aludido a la problemática de la falta de talento, una preocupación que las empresas transmiten a la CEOE.

«Yo creo que con eso algo está pasando y creo que tiene que ver con la aptitud. Consideramos un fracaso histórico la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (Fundae). Estamos pagando 1.700-1.800 millones de euros que salen de nuestras cuotas para esa formación continua pero ese dinero no está llegando y la gente no entre ahí», ha lamentado el presidente de la patronal.