La cadena estadounidense de grandes almacenes Target se anotó un beneficio neto de 712 millones de dólares (687 millones de euros) en su tercer trimestre fiscal, finalizado en octubre, lo que supone una caída del 52,1% en comparación con el mismo periodo del año pasado, según la compañía, que ha enfriado sus perspectivas anuales por el impacto de la inflación en los hábitos de los consumidores.

Las ventas en el trimestre crecieron un 3,3% respecto del mismo periodo de 2021, situándose en 26.122 millones de dólares (25.202 millones de euros), aunque en cifras comparables, que excluyen el impacto del tipo de cambio y las variaciones en el perímetro contable de la empresa, el incremento interanual fue del 2,7%.

De su lado, el coste de los productos vendidos en el trimestre aumentó un 8,1%, hasta 19.680 millones de dólares (18.987 millones de euros).

«En las últimas semanas del trimestre, las tendencias de ventas y ganancias se suavizaron significativamente, y el comportamiento de compra de los consumidores se vio cada vez más afectado por la inflación, el aumento de las tasas de interés y la incertidumbre económica», señaló Brian Cornell, presidente y consejero delegado de Target Corporation, quien admitió que esta situación dio como resultado «un beneficio del tercer trimestre muy por debajo de las expectativas».

De esta forma, en el conjunto de los nueve primeros meses del año fiscal de Target, el beneficio neto de la empresa fue de 1.904 millones de dólares (1.837 millones de euros), un 64,7% menos, a pesar del incremento del 3,5% de las ventas (2,9% comparable), hasta 76.605 millones de dólares (73.906 millones de euros).

Como consecuencia de la rápida evolución del entorno de consumo, la compañía ha advertido de que está planeando el resto del año de manera más conservadora, así como adoptando medidas para impulsar la eficiencia, optimizando sus operaciones.

De esta manera, Target llevará a cabo acciones dirigidas a simplificar y ganar eficiencia en todo su negocio con el fin de reducir complejidades y costes. «La compañía cree que puede ahorrar un total de 2.000 a 3.000 millones de dólares (1.929 y 2.894 millones de euros) en los próximos tres años.

Asimismo, dadas las tendencias decrecientes de ventas y ganancias observadas a finales del tercer trimestre y que persistían en noviembre, Target ha enfriado sus expectativas anuales y ahora considera prudente planificar una amplia gama de resultados de ventas en el cuarto trimestre de 2022, con vistas a una disminución de un solo dígito bajo en ventas comparables.