Sage ha ganado 260 millones de libras esterlinas (300 millones de euros al cambio) en su año fiscal, terminado el 30 de septiembre, un 3% menos en términos reportados respecto al año anterior, pero un 2% más en términos orgánicos.

La tecnológica ha ingresado 1.947 millones de libras esterlinas (2.225 millones de euros), lo que supone un incremento del 5% respecto al mismo periodo del año anterior gracias al impulso de su negocio en Norteamérica y en la nube.

La firma ha registrado un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 468 millones de libras (534,95 millones de euros), lo que supone un incremento interanual del 3% con unos márgenes en torno al 24%.

Así, el negocio de Sage en la nube se ha disparado en este año fiscal un 245 hasta los 1.261 millones de libras (1.441 millones de euros), debido especialmente a la explosión del negocio nativo en la nube, que ha crecido un 41%.

La compañía incrementará en un 4% el dividendo hasta las 0,12 libras (0,138 euros) para un dividendo en el año completo de 0,18 libras (0,21 euros)

Además, la compañía espera acelerar su crecimiento en su año fiscal de 2023 con unos mayores márgenes, gracias al impulso de su negocio en la nube. Al mismo tiempo, la tecnológica espera que el apartado de ‘otros ingresos’ continúe declinando mientras que el grupo se centra en crecer de forma eficiente.