La Comisión Europa ha autorizado este miércoles la operación de Telefónica y Liberty Global para dar entrada a Infravia en una sociedad conjunta para el despliegue de fibra óptica en Reino Unido, al concluir que la ‘joint venture’ notificada no es un riesgo para el espacio económico europeo.

El Ejecutivo comunitario considera que la operación no plantea problemas de competencia porque la sociedad que gestionará la operación y la venta mayorista de la red de fibra desplegada, Opal, no tiene actividad prevista en el mercado comunitario.

El expediente, que le fue notificado a los servicios comunitarios el pasado 18 de octubre, ha sido examinado por el procedimiento simplificado que se aplica a los casos menos problemáticos.

La operación fue anunciada a finales de julio y la nueva sociedad invertirá aproximadamente 4.500 millones de libras esterlinas (5.166 millones de euros), de los que 1.400 millones de libras (1.600 millones de euros) serán aportados por los socios y 3.300 millones de libras (3.788 millones de euros) aportados en forma de deuda a través de un crédito sindicado.