El grupo cosmético estadounidense Estée Lauder ha suscrito un acuerdo para la adquisición de Tom Ford, valorada en 2.800 millones de dólares (2.701 millones de euros) incluyendo deuda, según ha confirmado la multinacional, que espera cerrar en la primera mitad de 2023 la que sería la mayor compra de su historia.

Estée Lauder desembolsará unos 2.300 millones de dólares (2.219 millones de euros) por la marca y la propiedad intelectual de Tom Ford, que financiará con una combinación de efectivo y deuda, así como 300 millones de dólares (289 millones de euros) en pagos diferidos y 250 millones de dólares (241 millones de euros) del fabricante de gafas Marcolin, cuya licencia con Tom Ford se ampliará.

Según el acuerdo, Tom Ford, fundador y consejero delegado de Tom Ford International, continuará sirviendo como creativo de la marca después del cierre y hasta finales de 2023, mientras que Domenico De Sole, presidente de Tom Ford International, permanecerá como consultor hasta esa misma fecha.

Estée Lauder espera que la adquisición tendrá un impacto dilutivo de entre 0,05 y 0,15 dólares en sus ganancias por acción ajustadas del ejercicio fiscal 2023, principalmente por los costes excepcionales relacionados con la transacción, mientras que para el ejercicio 2024 prevé que la transacción sea aproximadamente neutral.

«Como marca propia, esta adquisición estratégica desbloqueará nuevas oportunidades y fortalecerá nuestros planes de crecimiento para Tom Ford Beauty. También ayudará a impulsar nuestro negocio en la prometedora categoría de belleza de lujo a largo plazo, al tiempo que reafirma nuestro compromiso de ser el líder puro en belleza de prestigio mundial», declaró Fabrizio Freda, presidente y consejero delegado de The Estée Lauder Companies.

«No podría estar más contento con esta adquisición, ya que The Estée Lauder Companies es el hogar ideal para la marca», señaló Tom Ford.