La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, espera cerrar «cuanto antes» un acuerdo con la banca para «aplanar» la curva de los tipos de interés y amortiguar ese impacto en las familias hipotecadas, pero evitando «efectos indeseables».

«Si resulta que conseguimos contener el pago durante unos meses, pero después tenemos un salto muy importante, pues hemos hecho como se dice normalmente un ‘pan como unas tortas'», ha señalado la vicepresidenta en una entrevista en ‘La hora de la 1’ de TVE, recogida por Europa Pres.

En este sentido, Calviño espera que cuanto antes se llegue a un acuerdo con la banca en torno a las medidas destinadas a aliviar la situación de deudores hipotecarios vulnerables y ha recordado que se han dado esta semana de plazo para cerrarlo.

En concreto, la responsable económica del Gobierno ha explicado que están trabajando en dos vías distintas: una es la de ampliar el ámbito del Código de Buenas Prácticas que ya existe para aliviar la situación de los ciudadanos y de las familias más vulnerables y, por otra parte, tener un protocolo adicional para las familias de clase media que se pueden ver particularmente afectadas por la rápida subida de los tipos de interés en este momento.

«Son muchas las cuestiones que están todavía abiertas y sobre la mesa, pero estamos intensamente trabajando las cuestiones técnicas que son muy complejas para poder tener un acuerdo cuanto antes y poder adoptar estas medidas para que el 1 de enero ya tengamos el catálogo de alternativas para los ciudadanos», ha subrayado la ministra.

«Sí, justamente son los temas que se están hablando, porque normalmente la definición de las personas más vulnerables depende de su renta, del peso de la hipoteca sobre los ingresos mensuales y también de cuánto se puede haber acelerado ese aumento del coste de la hipoteca», ha explicado.

Ha reiterado así que se necesitan soluciones complementarias a las que ya había y ampliar el ámbito de actuación no sólo para a los colectivos más vulnerables con menores ingresos o más riesgo, sino también a las familias que se están viendo afectadas por la subida del precio de los alimentos, el alza de los alquileres y también la subida de las hipotecas.