El consumo de cemento en España cayó un 0,4% en octubre, hasta las 1,3 millones de toneladas, respecto al mismo mes del año pasado, lo que supone acumular seis meses consecutivos de caídas y confirmar la desaceleración en el sector de la construcción.

Esta tendencia ha provocado que el consumo acumulado anual vuelva a situarse también en cifras negativas. En concreto, cae un 0,3% respecto a los primeros diez meses de 2021, según reflejan los datos de la Estadística del cemento recogidos por la agrupación de fabricantes de cemento Oficemen.

En cuanto al dato de año móvil, que discurre entre noviembre de 2021 y octubre de 2022, todavía refleja un incremento del 2,3%, aunque es una décima menor al crecimiento registrado en septiembre. En cualquier caso, los valores absolutos de consumo de cemento en el último año siguen por debajo de los 15 millones de toneladas.

Las exportaciones también continúan en números rojos mientras crecen las importaciones, con una caída del 20% y un incremento del 14,5%, respectivamente, en lo que va de año. No obstante, en octubre las importaciones también retrocedieron un 55%, afectadas por la caída general del consumo, al mismo tiempo que las exportaciones cayeron un 22%.

«En los 10 primeros meses del año hemos dejado de exportar 1,2 millones de toneladas de cemento y clínker, y, al mismo tiempo, nuestro país ha importado casi el mismo volumen de estos materiales. Cemento y clínker que en nuestro país se producen bajo los más altos estándares medioambientales y con costes energéticos más elevados», ha señalado el director general de Oficemen, Aniceto Zaragoza.