Un 59% de las pymes iberoamericanas considera que su situación mejorará en un año, según los resultados de la ‘Encuesta Iberoamericana de las Mipymes: apostando por las micro, pequeñas y medianas empresas para el crecimiento y la prosperidad’, elaborada por varias de las organizaciones empresariales miembros del Consejo de Empresarios Iberoamericanos (CEIB) y de la Organización Internacional de Empleadores (OIE), en la que han participado más de 2.300 pymes de 22 países de Iberoamérica.

El secretario permanente de CEIB, Narciso Casado, el responsable de Economía y Empresas de SEGIB, Esteban Campero y el secretario general de FIJE, Antonio Magraner, han sido los encargados de presentar este martes el documento en el marco de la segunda y última jornada del V Foro Iberoamericano de la Mipyme, que comenzó el lunes en Lisboa.

Dicha encuesta permite conocer cómo las pequeñas y medianas empresas están enfrentando los escollos actuales, especialmente a raíz de la pandemia, su resiliencia y capacidad de adaptación, a través de la valoración en sus modelos de negocio y de una mayor adopción de herramientas digitales, que ayuda a tener una radiografía completa del tejido productivo.

EL 86% DE LAS PYMES APUESTA POR LA DIGITALIZACIÓN

Según se extrae del documento, las pymes de la región apuestan de forma decidida por la digitalización, ya que el 86% de ellas se encuentra en alguna etapa de proceso y un 59% afirma tener empleados preparados para dicha transformación. Además, un 78,3% de las empresas encuestadas asegura contar con una página web.

La encuesta también ha puesto de manifiesto que la pandemia jugó un papel «decisivo» en la digitalización de las empresas, pues tan solo un 17,5% afirma haber tenido que cerrar sus operaciones, mientras que un 77% de las pymes implementaron herramientas digitales durante la «gran crisis del aislamiento». De ellas, el 39,7% considera que este proceso de digitalización fue clave para la supervivencia de su negocio.

«Con estos datos sobre la mesa, no podemos negar que la puesta en marcha de la transformación digital de las pymes iberoamericanas es una realidad, siendo la pandemia un acelerador de este proceso», han explicado en el foro.

LA INFLACIÓN ES LA PRINCIPAL PREOCUPACIÓN DE LAS PYMES

En la presentación de la encuesta, Narciso Casado, Esteban Campero y Antonio Magraner han asegurado que la inflación es la principal preocupación de las pymes en el actual escenario global de crisis.

La encuesta muestra que los principales retos de la coyuntura que se perciben de manera general por las pymes son la inflación, con un 45,6%, seguido por la financiación, con un 19,5%. No obstante, la mayoría de las pymes son optimistas respecto al futuro de su empresa, tendencia que se mantiene en la mayoría de los sectores, con excepción de la construcción y la minería.

Por lo que se refiere a la internacionalización de las pymes iberoamericanas, «aunque todavía queda un largo camino», cabe destacar que en los últimos dos años se ha producido un salto en las exportaciones para el 39,6% de estas empresas, a pesar de seguir encontrando dificultades en la gestión para poder exportar.