La Comisión Nacional de los Mercados de Valores (CNMV) ha aprobado definitivamente la admisión a cotización de las últimas ampliaciones de capital de Urbas, que ha llevado a cabo en el último año por un importe de 89 millones de euros.

De esta forma, cerca de 9.000 millones de nuevas acciones de la compañía, de 0,010 euros de valor nominal cada una más una prima media de 0,0036 euros, comenzarán a negociarse en el mercado este miércoles, procedentes de un aumento de capitalización de deuda y varios aumentos de capital por canje de obligaciones convertibles.

Concretamente, 393.461.066 de las acciones nuevas que comienzan a cotizar este miércoles proceden de seis ampliaciones realizadas mediante conversión de obligaciones a un valor máximo de conversión de 0,0151 euros por acción.

Según explica la compañía, estas ampliaciones han reforzado los fondos propios y la estructura financiera de la empresa, consolidado y reforzado la estructura de su balance, mejorado las ratios financieras y cancelado pasivo no bancario por un importe total de 112 millones de euros, al mismo tiempo que han aumentado la liquidez de la compañía en el mercado bursátil.

En este sentido, conforme a los últimos resultados publicados correspondientes al primer semestre de 2022, el capital de explotación de la compañía o fondo de maniobra se sitúa en 533 millones de euros, por lo que la empresa cree que garantizaría «el equilibrio, la estabilidad y la solvencia financiera de Urbas a corto y medio plazo».

En relación a las suscripciones de capital más relevantes, Urbas tiene en autocartera 1.600 millones de títulos propios de las acciones que se admiten ahora a cotización. También el holding catarí Al Alfia –accionista significativo de la compañía y que tiene un pacto de sindicación de acciones con el presidente de Urbas y accionista mayoritario, Juan Antonio Acedo– ha suscrito cerca de 2.102 millones de acciones.

En total, estas suscripciones representan más del 50% de las acciones nuevas y suponen más del 35% del capital admitido a cotización resultante tras esta admisión, manteniendo así su vocación de permanencia en la estructura accionarial y confirmando su compromiso con la hoja de ruta de Urbas y su estrategia de crecimiento.

De hecho, el 66,57% del capital social permanece bajo el control de accionistas significativos de Urbas. De este modo, el capital social de Urbas se ha elevado en un 26% con estas operaciones, hasta situarse en 437,4 millones de euros, representando un 20,37% los títulos nuevos.