Las obras de Madrid Nuevo Norte comenzarán en la zona de Las Tablas en 2024 y en la zona de negocios y Fuencarral-Tres Olivos en 2025, si se cumplen las previsiones, ha informado hoy martes Sergio Criado, director financiero y de Relaciones con Inversores CREA Madrid Nuevo Norte.

Según ha explicado esta mañana en la presentación de un informe elaborado por el Instituto Complutense de Análisis Económico (ICAE) de la Universidad Complutense, los proyectos de licitación están siendo empujados por cada uno de los órganos de decisión.

El objetivo de la primer piedra en Las Tablas se debe a que es una zona más reducida y concentra la propiedad de mayor manera que en el resto de ámbitos.

Es un sector menos impactado y es un ámbito que no está tan afectado físicamente por las obras del Canal de Isabel II y de la prolongación del Metro y de la construcción de tres nuevas estaciones. «Es por lo que las Tablas tienen todas las papeletas en ejecución primera», ha apuntado.

IMPACTO ECONÓMICO DE MNN, EL 1,3% DEL PIB NACIONAL ACTUAL

Criado también ha explicado que el informe se basa en datos realistas y son fieles a las fuentes públicas de datos. Y ha recordado que en otro elaborado por la Universidad Autónoma de Madrid calculaba una aportación al PIB de 15.200 millones de euros, equivalente al 1,3% del Producto Interior Bruto nacional, que implicará casi 350.000 puestos de trabajo, el 85% en Madrid.

De los empleos totales, 201.576 se generarían durante la fase de construcción y otros 146.488 adicionales con la actividad de los nuevos barrios, según vaya avanzando la ocupación de oficinas y comercios.

En lo relativo a la fase de construcción, el informe de la Complutense, presentado por el catedrático del ICAE Luis A. Puch, revela que los 7.000 millones de euros de inversiones continuadas necesarios para levantar Madrid Nuevo Norte, sin incluir la compra de suelo, generarán casi 15.000 millones de euros de impacto de aquí al año 2050, siendo los sectores más beneficiados el de Actividades Profesionales (3.173 millones) y el propio sector de la Construcción (2.390 millones), seguidos del Transporte y TIC (2.327 millones), Comercio y Hostelería (1.954 millones) y Financiero y Seguros (1.870 millones).

Por su parte, la fase relativa a la promoción residencial y terciara del desarrollo requerirá una inversión de 10.105 millones, que a su vez generará más de 37.000 millones de euros de impacto sobre clientes, que se extenderá más allá de los próximos 30 años.

Los mayores beneficiarios los sectores de Actividades Profesionales, los mismos descritos para la Construcción pero entendidos ahora como clientes/usuarios de las promociones inmobiliarias (12.257 millones), sector de Transporte y Tecnologías de la Información y Comunicación (8.538 millones), seguidos de Actividades Inmobiliarias (8.421 millones), Comercio y Hostelería (7.917 millones) y Salud-Educación (4.394 millones de euros).

MÁS DE 30 AÑOS DE IMPACTO CONTINUADO

Según ha explicado Puch, el impacto positivo de Madrid Nuevo Norte en la economía regional será continuado durante un periodo de tiempo de más de 30 años, con efectos dinámicos estimados muy importantes.

En concreto, respecto a la fase de construcción, en los 12 primeros años del proyecto (2021-2033) se generará el 56% del impacto total (8.400 millones de euros) sobre sus proveedores y en el siguiente periodo de 12 años, se generará el 37% (5.500 millones), con algunos efectos positivos adicionales que pueden ser persistentes en el tiempo hasta más allá de 2050.

En lo relativo a la fase de promoción inmobiliaria, el 55% del impacto total (20.600 millones) que el impulso en inmobiliario tendrá sobre sus clientes/usuarios se generará durante los 20 años posteriores a las primeras inversiones en inmobiliario, siendo reseñable la durabilidad de este impacto positivo a lo largo del tiempo, con previsión de que este impacto pueda alargarse hasta el año 2100.

En esta segunda fase, como se especifica en el informe, la inversión en inmobiliario corresponde a la inversión en promociones sin incluir ni el coste de compra de suelos ni el de construcción correspondiente a residencial y terciario, pues se descuenta para evitar una doble contabilidad.

IMPACTO EN LA RED SECTORIAL REGIONAL

El estudio analiza también la transmisión de los impactos económicos del proyecto Madrid Nuevo Norte a través de la red sectorial de la actividad productiva en la Comunidad de Madrid y al mayor nivel de desagregación sectorial posible (marco Input-Output regional).

En concreto, el informe asegura que debido al gran peso de los sectores de Construcción e Inmobiliario dentro de la economía de la Comunidad de Madrid, el impulso inversor de Madrid Nuevo Norte se propagará «de manera decisiva» en la red sectorial de Madrid como un impulso de demanda (upstream, hacia los proveedores): las inversiones en Construcción e Inmobiliario del proyecto aumentarían el crecimiento del PIB regional casi un 43% a través de dicho efecto de demanda.

El estudio encuentra además que los efectos de oferta (downstream, hacia los clientes) pueden llegar a resultar en cerca de dos puntos porcentuales de crecimiento económico adicional en Madrid.

«Favorecer la apuesta empresarial por las posibilidades que ofrece el proyecto MNN es la mejor garantía para potenciar los efectos de oferta, y con ello, obtener mejoras significativas de productividad en Madrid y en España», aseguran desde la entidad.

Por último, el catedrático ha remarcado que la clave «es conseguir entre todos los efectos positivos de Madrid Nuevo Norte a los de abajo de la cadena productivo, para que dinamice la economía en su totalidad. Por último, ha indicado que el proyecto estará sujeto a muchos cambios macroeconómicos durante las próximas décadas.