El gigante estadounidense de la distribución minorista Walmart ha alcanzado un acuerdo para el pago de 3.100 millones de dólares (3.003 millones de euros) para resolver todas las posibles demandas en relación con la crisis de los opiáceos en Estados Unidos, así como zanjar las posibles reclamaciones por parte de los gobiernos estatales y locales si se cumplen todas las condiciones.

En cualquier caso, la multinacional ha subrayado que el acuerdo no implica ninguna admisión de responsabilidad por parte de Walmart, que ha subrayado que «continuará defendiéndose enérgicamente» contra cualquier demanda que no se resuelva a través del marco de conciliación establecido.

De su lado, la fiscal general de Nueva York, Letitia James, ha señalado que el acuerdo zanja las acusaciones de que la compañía contribuyó a la crisis nacional de los opioides al no regular las recetas de estas sustancias en sus tiendas.

Además del pago de 3.100 millones de dólares, que se dividirán entre los estados y gobiernos locales firmantes para que se utilicen en el tratamiento, la recuperación y la reducción del consumo de opiáceos, el acuerdo incluirá una serie de requisitos que Walmart debe cumplir, incluyendo una mejora de la supervisión para prevenir la emisión de recetas fraudulentas y el control de recetas sospechosas.

«Durante décadas, la epidemia de opiáceos ha devastado comunidades aquí en Nueva York y en todo el país», declaró la fiscal general de Nueva York, para quien las farmacias de Walmart desempeñaron un papel innegable en la crisis.

CIERRA EN PÉRDIDAS EL TRIMESTRE.

Asimismo, Walmart ha informado este martes de que en el tercer trimestre fiscal, que discurre de agosto a octubre, registró pérdidas de 1.798 millones de dólares (1.741 millones de euros), frente a las ganancias de 3.105 millones de dólares (3.007 millones de euros) del mismo periodo del ejercicio precedente como consecuencia del impacto del acuerdo.

En concreto, la multinacional ha contabilizado un impacto adverso en sus cuentas trimestrales de 3.325 millones de dólares (3.220 millones de euros) por al acuerdo para resolver las posibles demandas por la crisis de los opiáceos en Estados Unidos.

De este modo, en los nueve primeros meses de su año fiscal, la multinacional ha reducido el beneficio neto atribuido un 46,5%, hasta 5.405 millones de dólares (5.235 millones de euros).

De su lado, las ventas de Walmart en los nueve primeros meses de su año fiscal sumaron 447.241 millones de dólares (433.207 millones de euros), un 6,5% más, incluyendo un crecimiento del 8,7% en el tercer trimestre, hasta 152.813 millones de dólares (148.018 millones de euros).

De cara al conjunto del ejercicio, la multinacional ha revisado al alza sus previsiones y ahora anticipa un crecimiento del 5,5% de sus ventas consolidadas en el año, a pesar de asumir un impacto adverso de unos 4.100 millones de dólares (3.971 millones de euros) en relación con el tipo de cambio del dólar.

Asimismo, la multinacional espera que su beneficio por acción ajustado para todo el año registrará una bajada de entre el 6% y el 7%.